jueves, 19 de noviembre de 2015

¿Es pecado arreglarse las cejas? (Doctrinas, dogmas y mandamientos de hombres)



Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres. Mateo 15:9
¿Es pecado arreglarse las cejas?

Me he criado en el pentecostalismo desde que tengo memoria. Recuerdo que cuando pequeño escuché muchas cosas y se me enseñaron muchas cosas. De las lecciones que más he internalizado es que todo lo que se diga desde un púlpito debe estar validado por la Biblia, de lo contrario es palabrería.

Hace poco vi un video del presidente del MMM en Perú, el Rev Rodolfo Gonzalez, en donde está predicando un mensaje en una convención. Parte del mensaje tocó algunos temas que conciernen a dogmas de nuestro concilio. Y digo dogmas porque cada organizacion religiosa los tiene y es un derecho que se les ha permitido de parte de Dios de fijar reglas para aplicarlas a la membresía.

Antes que nada vamos a definir tres conceptos: doctrinas, dogmas y mandamientos de hombres.

Doctrina - (del latín doctrina), es un conjunto coherente de enseñanzas o instrucciones

Dogma - norma o decreto emitido por una autoridad

Mandamientos de hombres - cualquier cosa que esté fuera de los parámetros establecidos por la doctrina

parámetro - Dato o factor que se toma como necesario para analizar o valorar una situación. Límites dentro de un sistema.

Habiendo definido esos términos analicemos una parte del mensaje que me llamó la atención:

En el fragmento del mensaje que verán en el video el Rev Gonzalez está hablando de dogmas de nuestro concilio referentes a la vestimenta. Los pentecostales del MMM somos conservadores en cuando a los dogmas de vestimenta. El Rev Gonzalez está recordándole a los líderes y en especial a los pastores que las mujeres en las iglesias deben vestir como manda la Biblia decorosamente (de manera que no sea provocativa).

Ahora veamos lo que es doctrina y dogma en esta parte.

¿Que dice la Biblia sobre la vestimenta de las mujeres?
Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; 1 Timoteo 2:9

Jesús le dió al autoridad a los líderes de determinar las reglas que regirían dentro de las iglesias y organizaciones que tuvieran a su cargo. Eso es un hecho claro según Mateo 16:19. En ese capítulo se le dió a Pedro (y por ende a todo líder de una organizacion cristiana) a determinar que cosas se permitirían y que cosas no se permitirían. El "atar" se entiende como restringir o prohibir y el desatar se entiende como permitir.

La doctrina bíblica establece que las mujeres se deben vestir con decoro y pudor, o sea de manera tal que no provoquen la lujuria, lascivia o escándalo en los que las observen. De acuerdo a eso un concilio como el nuestro estableció que tipo de falda y el largo que se considera pudoroso.

La doctrina-->1 Timoteo 2:9
Dogma ---> El reglamento que dice cuan largo serán las faldas y cuan sujeta o suelta del cuerpo deban estar.

¿Que pasaría si el dogma se pasa de la raya y se convierte en un mandamiento de hombre?

Supongamos que el concilio decide qué tipo de tela y color de falda deben usar las mujeres además de regular el largo y el ceñimiento. Entonces una hermana usa una falda de otro color y dicen "eso es del diablo". Ahí hay un problema porque el dogma se estaría pasando del parámetro establecido por la doctrina bíblica que solo menciona el pudor y la modestia pero no regula el estílo.

Cuando Jesús le llamó la atención a los fariseos sobre los mandamientos de hombres lo hizo cuando éstos menospreciaron a los discípulos por no lavarse las manos cuando comían. Los estaban condenando por "violar" una "tradición". Los fariseos estaban en su derecho de establecer reglas y dogmas pero al convertirlos en requisitos para salvación y hacerlos TAN estrictos que se hacia difícil su cumplimiento los transformaron en mandamientos de hombre.

Regular el largo y el ancho de la vestimenta está dentro de los parámetros de lo que se le permite a un líder según lo establecido en la Biblia.

Pero el Rev Gonzalez continúa su disertación y habla sobre las cejas afeitadas de algunos pastores y sus hijos. Luego asocia el afeitarse las cejas con un "ambiente carnal mundanal y satánico" y finaliza diciendo que "eso viene de Satanás".

Cuando uno busca en la Biblia a ver si existe doctrina sobre el pelo en los hombres no es mucho lo que encuentra. En 1 Corintios 11 vemos una referencia al largo del "cabello" y dice que es "deshonroso" dejárselo crecer en los hombres y en la mujeres es honroso. Nuevamente siguiendo los parámetros que establece la Biblia cada concilio puede determinar cuan largo lo deben usar los hombres y las mujeres.

Lo que no se ha hallado en la Biblia es referencia al "vello" corporal o en el caso de las cejas el facial. El cabello es el pelo, lo que se tiene en la cabeza, el vello es el pelo que cubre distintas áreas del cuerpo. El vello facial envuelve las cejas en mujeres y hombres, y el bigote y barba en hombres.

La doctrina bíblica no menciona nada sobre el vello facial. Pero dentro de la autoridad conferida a los concilios algunos regulan el vello facial y otros no. Algunos permiten barbas y bigotes otros solo bigote y otros nada de vello facial excepto las cejas. En cuanto al vello facial las regulaciones que se hacen son dogmas que se acercan más a mandamientos de hombres que a doctrina por carecer de base bíblica que los sustente.

Dado que la Biblia no menciona nada sobre el vello facial condenar a una persona que se arregle las cejas y decir que es "satánico" es pisar terreno blando porque no hay base bíblica que lo sustente. Es injusto el asociar con Satanás a una persona que ha aceptado a Cristo por el mero hecho de que se arregle las cejas. Condenar a una persona por no seguir un mandamiento de hombre fue algo que Jesús no aprobó. No lo aprobó en su tiempo y no lo aprobaría ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada