martes, 24 de noviembre de 2015

El cristiano y la filosofía

Un cristiano que quiera hacer defensa adecuada de su creencia tendrá que enfrentarse en ocasiones a personas con conocimiento de filosofía. La filosofía es lo que más utilizan agnósticos y ateos para validar sus posturas.

Al cristiano se le advierte en la Biblia a no dejarse engañar por filosofías y huecas sutilezas (Colosenses 2:8). Cuando Pablo escribió esta epístola lo hizo a un grupo que estaba expuesto a la filosofía griega de esa época. Pero para poder reconocer las filosofías y huecas sutilezas había que conocer esas filosofías y huecas sutilezas. Uno no se enfrenta a un enemigo sin conocerlo. Es por eso que el cristiano de hoy día hace bien en tener un conocimiento básico de conceptos en la filosofía para que sepa reconocer y en su momento utilizar las armas del enemigo en su contra.

El cristiano no está llamado a rechazar la filosofía sino a examinarla y a retener lo que le convenga para fortalecer su fe (1 Tesaloniseses 5:21).

Cuando yo comience a dar el curso de apologética estaré dando una introducción básica a la filosofía para que el estudiante sepa qué se va a encontrar en el mundo de la academia y con que argumentos vienen los ateos.


Para aquellos interesados en aprender un poco más les recomiendo que le den una lectura a "Filosofía para Principiantes", un libro sobre filosofía que no contiene terminología complicada y ayuda a uno a conocer mejor sobre el tema. Es bueno estar preparado y tener conocimiento. El apóstol Pablo era una persona que estudiaba y leía mucho, por eso podía defender la fe ante judíos y ante griegos llenos de filosofía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada