domingo, 29 de enero de 2017

Sirve no adules



Entonces él se sentó y llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos. Marcos 9:35

Adulación se define como ese acto de hacer cosas y dar halagos a alguien con el fin de conseguir algo. En Puerto Rico le decimos "lamber ojo" en otros lugares les dicen "sapos". Todos hemos visto en alguna compañía o lugar de trabajo a ese tipo de personas que andan buscando complacer al jefe o supervisor en todo. se convierten en su sombra y literalmnete "le cargan hasta las maletas". Tambien se ve como esas personas por lo general ascienden a posiciones de confianza.


En muchos lugares de trabajo existe lo que se conoce como el principio de mérito. Es la disposición que regula los ascensos en compañía y lugares de trabajo. Según el principio de mérito solo deben ascender las personas cualificadas y que son medidas con criterios objetivos y no en base a cuanto lisonjean. Pero ese principio de mérito es algo que muchas veces es pasado por alto porque el ser humano tiende a fijarse en lo que ve y no en lo que es.


En el #evangelio no es nada diferente. Personalmente he visto como muchas personas han ascendido a puestos de confianza, se les han otorgado ministerios, pastorados y posiciones basados en lo mucho que hacen y aportan. Pero eso no debe ser así. El criterio que Cristo dio para determinar quién asciende fue uno, el servicio.


De hecho, aclaremos algo, en el evangelio no se sube de posición sino que se toma un ministerio. La palabra ministro originalmente significaba "esclavo". Por eso es que hoy día ver personas que confunden ser ministro con ser algo grande es un error El ministro se supone que está para servir no para engrandecerse.


Según Cristo si alguien quiere ser grande en el reino de Dios debe servir no adular. En las compañías y lugares de trabajo la carrera es hacia arriba. El término "sapo" viene de esa característica de los aduladores por buscar subir y saltar posiciones. En el evangelio de Cristo no hay carrera sino un maratón y es hacia el lado hacia nuestros hermanos, semejantes, El siervo de Dios no se debe disinguir por lo mucho que resalta y llame la atención sino por lo mucho que sirva a SUS HERMANOS no a sus pastores o líderes.


Servir no es lo mismo que adular. El que sirve lo hace con el corazón, el que adula lo hace con la barriga. El que sirve busca ayudar, el que adula busca sacar ventaja. El que sirve se acerca más a Cristo el que adula se aleja de sus hermanos y por ende de Cristo. El que sirve comprende mejor a sus hermanos porque está a nivel de ellos, el que adula no puede entender a sus hermanos porque cree que está por encima de ellos y en realidad ante los ojos de Dios está por debajo de ellos porque Dios mira al que sirve no al que adula.


¿Sirves o adulas? Dios te bendiga.


#cristianismo #Biblia #servicio #amor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada