martes, 3 de enero de 2017

Proteja su iglesia de demandas por ataques sexuales

Durante el año 2015 las demandas a las iglesias por casos de ataques sexuales a menores se incrementó. No solo se veia en iglesias católicas sino en iglesias evangélicas también. Con los ataques vienen las demandas y en muchas ocasiones las demandas vienen años después. En agunas ocasiones personas malintencionadas pueden provocar situación buscando demandar a las iglesias.


Una iglesia puede ser demandada si se prueba que el liderato tenía conocimiento de la situación y no hizo nada al respecto. Si usted conoce de algún caso de ataque sexual a menores su deber es reportar el asunto a la policía.


Muchas veces los pastores confían demasiado y en ocasiones confían en las personas incorrectas. Expertos legales que trabajan con iglesias dan consejos para reducir y el riesgo de tener personas indebidas trabajando con menore y de demandas potenciales por acusaciones de ataque o acoso sexual.


Los consejos que dan estos expertos son:


1. Verifique el antecedente penal de los voluntarios en su iglesia. Aunque toda criatura que ha venido a Cristo es nueva no se debe pasar por alto el hecho de que una persona con historial delictivo esté a caargo de menores.


2. Verifique si el nombre del voluntario aparece en el registro de ofensores sexuales.


3. Mantenga un record de los incidentes en su iglesia que incluya acusaciónes de acercamientos indebidos, las autoridades podrían requerirle si usted tuvo conocimiento y que hizo y si no hizo lo harán responsable legalmente. Esto lo ayudará a tener evidencia de que de haber pasado algo usted hizo lo correcto.


4. Tenga un plan de respuesta. ¿Qué hacer si sucede tal o cual situación? Estar preparados es esencial. Es bueno desarrollar un protocolo para atender casos de acusaciones o señalamientos de acercamientos indebidos.


5. Siga la regla de dos adultos presentes. NUNCA DEJE A UN MENOR O MENORES CON UN SOLO ADULTO. Debe haber dos o más adultos presentes en toda situación donde haya menores envueltos.


6. Provea talleres y entrenamiento para educar sobre el asunto. Contacte el Colegio de Abogados o a la Agencia de Servicios Sociales. Ellos tienen acceso a recursos y pueden ofrecer charlas de orientación.


7. Mantenga los ministerios de su iglesia registrados. Que no hayan ministerios fuera de la iglesia. Deje bien claro a su iglesia que tener ministerios que no estén registrados no es algo permitido. Si una persona o grupo de personas actúa en nombre de la iglesia la iglesia será responsable de lo que ellos hagan. Si son ministerios que trabajan con menores tenga más cuidado aun.




8. No permita a nadie tener membresía a menos que haya pasado un tiempo establecido que no sea menor de 6 meses. Muchas veces personas vienen de otras congregaciones y dicen tener "ministerios" y los ponen a ministrar. Eso es un error. Observe a la persona por un tiempo para conocerla.


9. Entreviste a cada persona que vaya a trabajar con menores personalmente y mantenga un registro escrito de la entrevista. Si alguien quiere trabajar colaborando en la iglesia eso es un trabajo y debe ser orientado debidamente de las responsabilidades y riesgos que conlleva colaborar para la iglesia en especial si se trabaja con menores.


10. Busque referencias sobre la persona. Pregunte a la gente que lo conoce.


Les voy a contar un testimonio personal. Hace varios años atrás llegó a la iglesia donde me congregaba una persona que yo tenía conocimiento personal que era un pervertido. Le advertí al pastor y lo pusieron en observación. Al par de días notamos que comenzó a buscar sentarse detrás de una de las jóvenes de la iglesia. Notamos que durante el servicio se pasaba hablándole y llamando su atención. El pastor intervino y habló con la persona. La persona no volvió.



Fuente
http://www.christianpost.com/news/11-vital-steps-to-minimize-risk-of-child-sex-abuse-in-your-church-172247/



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada