domingo, 6 de diciembre de 2015

Un buen pastor


Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. Juan 10:14-15

Pastores hay muchos pero buenos pastores son raros encontrarlos. Nuestro Señor Jesús dio cuatro características que debe tener un buen pastor. Si su pastor exhibe estas características entonces está bien.

1. Conoce a sus ovejas
En los tiempos de Jesús los pastores tenían que conocer cada ovejas para poder cuidarlas mejor.

Un buen pastor se toma el tiempo para conocer a los feligreses de su iglesia. Hay pastores que solo van a predicar y no hacen nada más. Otros solo se dedican a conocer o a hacer amistad con los feligreses que más dinero tienen. Un buen pastor se toma el tiempo para conocer a TODAS las personas en su iglesia. Conoce sobre su trabajo, sabe su número de teléfono, conoce de sus enfermedades, toma el tiempo para dialogar con ellos.

Una persona que siente que su pastor lo conoce siente que su pastor lo quiere.

2. Las ovejas lo conocen
Un pastor que cuidaba bien a sus ovejas y se preocupaba por ellas entablaba una relación y las ovejas lo reconocían.

Un buen pastor que entabla una relación con sus feligreses los lleva a ellos a conocerlo. Para conocer a un pastor ese pastor debe estar accesible. Si el pastor es de esas personas que solo está para predicar y no aparece para nada más no es un buen pastor. Un pastor que no está disponible 24 horas en su teléfono no es un buen pastor. Yo recuerdo que hace tiempo atrás pasé por una terrible experiencia. Estaba llorando desesperado y necesitaba hablar con alguien llamé al pastor de la iglesia donde asistía hasta hace poco y no lo conseguí. Al par de días ni siquiera me dijo o me preguntó nada. Yo sé que tuvo que haber visto la llamada perdida... En cambio hace varios años que tuve a un pastor que de madrugada me atendió y hasta fue a mi casa. Ese es tremendo pastor.

3. Pone su vida por las ovejas
Los pastores en ocasiones tienen que ahuyentar animales como lobos que vienen a atacar a sus ovejas. También pasan riesgos cuando tienen que buscar a sus ovejas cuando se pierden.

Un buen pastor da su vida no le saca la vida a sus ovejas. Hoy día se ha dado el fenómeno de los pastores que lo que hacen es pedir y pedir y pedir desde el altar. Son personas que ven a los feligreses como ingresos para su iglesia, no como personas. Un pastor bueno se preocupa por sus feligreses y se da cuenta cuando alguno necesita algo y se lo provee. Si su pastor pide más de lo que da no es un buen pastor.

Ore por sus pastores. Lindo domingo.

https://www.facebook.com/lamparabiblica/posts/1808832892671846

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada