domingo, 13 de diciembre de 2015

¿Hay algo de malo en las mega iglesias?


Muchas personas critican y señalan a las mega iglesias. Las catalogan como "supermercados teológicos", "centros comerciales espirituales", "coliseos", etc. Hasta cierto punto muchas mega iglesias son lugares que se han desviado del propósito original del evangelio al promover dogmas y doctrinas como la de la prosperidad y otras herejías. Pero, ¿son todas las mega iglesias así? Creo que no.

Primero veamos ¿qué es una mega iglesia?

Una mega iglesia es un lugar donde se congregan más de 2,000 personas regularmente. Hay mega iglesias que van desde esa cantidad hasta las que tienen hasta 50,000 miembros como la de Paul Yongi Cho en Corea del sur.

¿Como se forma una mega iglesia?

Hay que aclarar que muchas mega iglesias no comenzaron como mega iglesias desde un principio. Nacieron pequeñas y crecieron. Es lo mismo que ocurre con concilio. De hecho algunas mega iglesias tienen la cantidad de miembros que puede tener un concilio con varias iglesias.

Las mega iglesias son fenómenos recientes. Pero se forman como se han formado la mayoría de las iglesias actuales. Un grupo de personas se congrega con pastor, el grupo crece, se mudan a un templo, el grupo crece, se mudan o hacen el templo más grande, y usted se imagina como sigue la historia.

¿Hay algo de malo en una mega iglesia?
Bíblicamente no. De hecho si venimos a ver desde el antiguo testamento la congregación de Israel era una enorme mega iglesia porque habían millones de personas atendidas por un grupo de sacerdotes.

Algunas personas dicen que las mega iglesias son un error porque ese modelo de iglesia no se veía en el Nuevo Testamento ni en las primeras iglesias pos apostólicas. Tienen razón en parte pero también hay que tomar en cuenta el contexto histórico. En el tiempo en que el cristianismo se desarrolló era un delito el realizar grandes congregaciones de gente porque era visto como un acto de sedición ante el imperio romano.

Aunque no se vieron mega iglesias en el NT si se vieron mega concentraciones. En una ocasión Jesús le predicó a más de cinco mil personas (Mateo 14; Marcos 6; Lucas 9; Juan 6). Pedro le predicó a más de tres mil (Hechos 2). Pablo predicó ante una gran multitud en el Areópago (Hechos 17). Éstos eran eventos pero de ahí no se formaron mega congregaciones por las razones explicadas anteriormente.

Si nos adelantamos un poco en el tiempo a finales del 1800 encontramos que el pastor Bautista Charles Spurgeon reunía semanalmente a unas 5,000 personas en su templo. La evangelista Aimee Semple reunía a unas 5,000 personas también en el Angelus Temple en Los Angeles a principios de siglo 20.

Una mega iglesia no es en sí mala. La conveniencia de poder congregarse en un lugar con amplio espacio y estacionamiento es para muchos un atractivo. Las personas que asisten se sienten bien y se mantienen porque les gusta. Lo que daña a una iglesia, sea "mega" o "micro" es lo que está adentro, la congregación y la mala doctrina. Si una mega iglesia no predica conforme a la doctrina bíblica es una mala iglesia y lo mismo aplica para las pequeñas iglesias.

Algo que se le critica a algunas mega iglesias es que tienen establecimientos dentro de sus predios que venden productos y al ser instituciones sin fines de lucro no tienen que rendir impuestos y eso es una forma de evasión. Algunas tienen hasta restaurantes y salas de conferencias que alquilan. Eso sí es algo malo porque se está evadiendo la ley al reportar los ingresos de tales negocios como "ofrendas". Si usted asiste a una mega iglesia y ve algo así reconsidere o no apoye el comercio dentro del templo no comprando.

https://www.facebook.com/lamparabiblica/posts/1753919181496551

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada