sábado, 7 de mayo de 2016

¿Habrán conspirado los apóstoles para inventar la resurrección de Jesús?

porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído. Hechos 4:20
Uno de los argumentos que más usan algunos ateos para desacreditar la resurrección de Cristo es decir que todo fue producto de una conspiracion. Según los proponentes de ésta hipótesis los discípulos de Jesús se pusieron de acuerdo para propagar la historia de la resurrección y mantener la idea de Jesús.


Una conspiración se define como el ponerse de acuerdo para cometer un delito o fraude. Los que conspiran tienen como fin obtener una ganancia monetaria o una ventaja. Veamos si los discípulos conspiraron.

PedroEste intento por desacreditar el hecho de la resurrección se cae con la evidencia histórica. Primero los discípulos que atestiguaron de la resurrección tenían a la sociedad judía en su contra. Los judíos rechazaban la resurrección de Cristo y perseguían a los que la propagaran. Nadie en su sano juicio se pone a propagar algo que le causaría persecución.

Al apóstol Pedro lo castigaron y amenazaron para que no hablará de la resurrección. La gente que conspira buscan ganar no ser perseguidos. Pedro estaba tan convencido de la resurrección que desafió la prohibición de los judíos y hasta fue encarcelado.

Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres. Hechos 5:29

Pedro fue perseguido y eventualmente asesinado por el gobierno romano. ¿Para que una persona mantendría una mentira si eso le costará ser perseguido y torturado?

Pablo
La teoría de conspiración se cae con el apóstol Pablo. Para comenzar Pablo perseguía a los cristianos que predicaban a Cristo resucitado. ¿Cómo terminó luego el predicando lo que antes condenaba? El vio a Cristo resucitado.

Cuando Pablo se convirtió terminó siendo perseguido por sus antiguos hermanos judíos al punto tal que hasta lo apedrearon hasta casi matarlo (Hechos 14:19). Con eso nada más era suficiente para confesar que lo que decía no era cierto y sin embargo continuó predicando a Cristo resucitado y en 1 Corintios 15 hace una elaborada defensa de la resurrección de Cristo apoyada con su testimonio, pruebas de testigos y razonamiento deductivo.

Pablo nunca fue rico. El fue encarcelado, torturado y murió preso y pobre. Pero en todo momento predicó a Cristo resucitado. ¿Cómo pudo haber conspirado Pablo para predicar algo que lo que le provocó fue dolor y persecución?

Los negadores de la resurrección no pueden validar su ataque diciendo que los discípulos conspiraron. La evidencia histórica los contradice y no les da la razón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada