sábado, 16 de enero de 2016

Las cosas como son: Vamos a dejar de encubrir a la adúltera...

Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más. Juan 8:11
Muchas han sido las veces que me han dicho cuando opino sobre algo que una persona ha hecho mal "el que esté libre de pecado que tire la primera piedra".

Mucha gente confunden el decir las cosas como son con el condenar. Creen que el señalar algo que una persona hace mal es automáticamente condenar a alguien. Nada más lejos de la verdad.

Si miramos el relato de la mujer adúltera en Juan 8 notaremos que allí hubo varias cosas que estaban mal.

Jesús estaba tranquilo en el templo y de momento un grupo de fariseos le trae a una mujer "sorprendida en el acto mismo de adulterio". Esa mujer no tenía nada que decir en su defensa pues la habían cogido "in fraganti" como dicen por ahí.

Cuando aquellos fariseos fueron donde Jesús fueron con la mala intención de tentarlo. Ellos querían ver que haría Jesús. Ahí está la primera cosa mala con esto. Se supone que ellos le llevaran esa mujer al Sacerdote del Templo para ser juzgada sin embargo la llevan donde Jesús NO PARA JUZGARLA sino para ponerlo a él en aprietos.

Jesús hizo como que no los escuchó y ellos seguían tentándole pa que dijera algo. Aquí está el segundo problema. Ellos querían que Jesús emitiera un juicio pero sin tener TODOS los elementos para poder emitirlo. Aquella mujer fue sorprendida en adulterio pero ¿donde estaba la otra parte de la prueba? ¿Donde estaba el hombre con quién ella adulteró? Si Jesús decía que la apedrearan lo cual era el castigo estipulado hubiera cometido un acto de injusticia reprochable al juzgar sin haber tenido la otra parte presente, porque se supone que al hombre lo apedrearan también.

Jesús les contestó que el que de ellos estuviera libre de pecado arrojara la primera piedra. ¿Porque dijo esto Jesús? Porque el vió que allí se estaba cometiendo un acto de injusticia. Los fariseos habían llevado a aquella mujer y no al hombre. La pusieron frente a él y no frente al sacerdote quién era el que tenía que emitir el juicio. Ellos estaban FABRICANDO UN CASO y lo sabían. El hecho de que el hombre adúltero no estuviese allí podría implicar que lo estaban protegiendo y eso es injusto. Ellos estaban pervirtiendo el derecho. Ellos no podían ejecutar la sentencia contra la mujer porque ellos habían violado el debido proceso de la ley.

Ahora, ¿qué pasó con la mujer? ¿Dejó de ser adúltera?

Cuando Cristo se dirige a ella le pregunta por los que la acusaron y la envía con esta exhortación "vete y no peques más". La frase "no peques más" la vemos nuevamente en Juan 5:18 cuando Jesús exhorta a un paralítico que el había sanado a no pecar más para que no le viniera algo peor.

Jesús tuvo que recordarle a la mujer que no volviera a hacer lo que hizo porque de volver a hacerlo él no iba a estar por ahí para asistirla. Jesús NO le perdonó un pecado porque Jesús perdona cuando hay arrepnetimiento. Hubo ocasiones en las cuales Jesús perdonaba pecados antes de hacer un milagro como ocurrió con el paralítico en Mateo 9, Ahí Jesús perdonó porque vió arrepentimiento en el corazón. En el caso de la mujer adúltera la envió con una exhortación. ¿Cuando uno tiene que exhortar a alquien a que deje de hacer algo? Cuando existe la probabilidad de que esa persona reincida. Eso era lo que pasaba con la adúltera.

No somos quienes para señalar a las personas y decir si se pierden o no. NO está en nuestra potestad el castigar a las personas por los pecados que cometan pero las cosas hay que señalarlas por nombre cuando se ven. El comete adulterio es adúltero, el que fornica es fornicario, el que usa drogas es drogadicto, y el que miente es mentiroso. ¿Estoy juzgando o condenando cuando señalo un acto de una persona? NO, estoy describiendo.

Vamos a dejar de encubrir a la adúltera. Describa sin piedras en las manos. Diga las cosas como son. Oramos por los que pequen para que el Señor los ayude a arrepentirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada