jueves, 7 de enero de 2016

El cristianismo de Manny Pacquiao vs el de un concilio pentecostal




Esta mañana me levanté leyendo noticias y me topo con una sobre el boxeador Manny Pacquiao. Dice la noticia que Manny se unió a Habitat for Humanity y donó dinero para que se le construyeran casas a 150 personas sin hogar allá en la Filipinas. Rapidamente vino a mi mente este texto bíblico:

34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis;

36 estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Mateo 25:34-36


Hace un tiempo atrás cuando yo asistía a la iglesia del Movimiento Misionero Mundial en Cidra, el donante principal de la iglesia que fue ascendido a copastor y también a supervisor de escuelas bíblicas se paró a decir que el no creía que un cristiano debía apoyar el boxeo. Según él el boxeo es un deporte bárbaro y peligroso y ver peleas de boxeo es pecado.

Si ver peleas de boxeo es pecado ¿ser boxeador será ser pecador? El boxeo es un deporte como cualquier otro. Que algunos boxeadores sean violentos y ocurran accidentes no lo hace ser una actividad pecaminosa. También ocurren accidentes en el ciclismo, en el baloncesto, etc.

Fortunas

Manny Pacquiao ha hecho una fortuna practicando su deporte. Es millonario. Los principales concilios pentecostales en la isla el‪#‎MovimientoMisioneroMundial‬ y el Movimiento Internacional (MI) también han hecho una fortuna. Pero contrario a Manny esos concilio hicieron sus forunas millonarias estafando a gente y estafando el sistema de rentas internas del gobierno que les otorga exenciones y aprovechando eso hacen ventas y no rinden impuestos. De hecho un concilio SI está pecando porque están haciendo algo que Dios prohibió:

No llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado; y a nadie saludéis por el camino. Lucas 10:4

No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; Mateo 6:19
Pero pues, si alguien o algo (un concilio) hace una fortuna hay que ver que hacen.

El M.I.
Yo he sido pentecostal la mayor parte de mi vida, desde niño hasta hace unos pocos meses atrás. Me crié en uno de los concilio pentecostales más antiguos de Puerto Rico, el Movimiento Internacional. Hubo un momento en que me hicieron delegado de la iglesia donde asistía para representarla en la asamblea anual ese año. Ví los informes financieros y me sentí asqueado. Ese concilio recoge millones de millones de dólares al año, posee propiedades y tiene una cooperativa en San Juan. Sin embargo recuerdo que en la iglesia de uno de sus líderes entonces había una pareja de ancianos que vivían en una casucha de madera que se les estaba cayendo encima.

El ‪#‎MMM‬
Con el tiempo pasé a congregarme en el otro concilio más viejo de esta isla, el Movimiento Misionero Mundial. Estuve siete años y contrario al MI ese concilio no le rinde cuentas a nadie. Estuve en una iglesia donde se vendían casi todos los domingos comidas a sobreprecio. Se hacían construcciones y su pastor Margaro el Avaro viajaba a todas partes en América y cuando llegaba era para contarnos sobre como e fue, nos hablaba de los hoteles Cinco Estrellas, del viaje en primera clase, de como comían en Perú en las mesas de lujo y la mansión de lujo de Rodolfo Gonzalez, el Papa Cubano.

De un pájaro las dos alas

Los concilios son corporaciones cristianas. ¿Usted ve que critican a Rodolfo Font y a Wanda Rolon? La única diferencia entre esos mercaderes y un concilio es que los concilios tienen más dinero y se lo reparten entre los líderes.

Hay que hacer lo que Dios mandó, ayudar al menos que tiene, como está haciendo Manny. El que diga que Manny es un pecador o que un cristiano que vea boxeo es un pecador que primero mire al liderato de su concilio. ¿Tienen casonas y andan en carros nuevos? ¿Se pasan pidiendo dinero? Eso es avaricia, la avaricia es pacado.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada