domingo, 25 de diciembre de 2016

El Señor obra por caminos misteriosos; Ateos convertidos por cosas que uno ni se imagina



Es bien difícil convencer a un ateo de que Dios existe y mucho menos convencerlo de que siga a Dios. Pero para Dios no hay nada imposible y Él obra por caminos misteriosos.


He leído de casos de ateos que se han convertido. La mayoría lo han hecho por la vía racional al darse cuenta que su visión de mundo negando la existencia de un principio y un creador no hace sentido. Pero hay dos casos que me han llamado la atención.




Leah LibrescoHace varios leí el caso de Leah Libresco. Libresco se hizo famosa por tener uno de los blogs ateos más famosos en la internet. Era una ardiente atea militante. Pero un día anunció que se convertiría al cristianismo. La comunidad atea y no atea quería saber el porqué de esa decisión.


En parte de la entrevista Libresco cuenta que una de las cosas que la llevó a convertirse fue luego de leer el libro "Flatland" (Planilandia) de Edwin Abbot. Flatlan es un libro de ficción matemática y es sobre un undo en donde las figuras geométricas planas conocen la tercera dimensión. Los personajes en ese libro solo conocían dos dimensiones, largo y ancho. Cuando descubren la tercera dimensión es cuando descubren que no son los únicos en ese mundo. Es un libro para el cual hay que tener un conocimiento básico de geometría.


Curioso que luego de leer ese libro Libresco decidiera aceptar que Dios existe.


http://shamelesspopery.com/hearts-of-flesh-leah-libresco-on-her-conversion-from-atheism-to-catholicism/



Frederick HeidemannFrederick Heidemann es un abogado que fue criado en un hogar ateista. Sus padres eran científicos que no creían en Dios así que Heidemann se crió dentro del ambiente lleno de argumentos en contra de la existencia de un ser superior.


Un día Heidemann leyó "The Lord of The Rings" (El Señor de los Anillos) la trología de JRR Tolkien que narra la via y aventuras de un hobbit buscando librar sumundo del mal. Uno se preguntará cómo alguien se convierte leyendo un libro como ese. Heidemann cuenta que leyendo el libro comenzó a ver la narrativa centrada en los detalles y se notaba una admiración por la naturaleza. Entonces comenzó a cuestionarse si su sistema de no-creencia le permitía ver al mundo de otra manera que no fuera la racional; ver un mundo donde la naturaleza se pudiera apreciar de otra manera y no solo ser méramente descrita en términos académicos.


Heidemann descubrió que su marco filosófico, su manera de ver el mundo no le permitía la capacidad de asombrarse ante la naturaleza. Heidemann descubrió que su mentalidad le estaba robando su humanidad. Y todo eso le llegó leyendo un libro que habla de seres fantásticos como árboles que hablan y animales quiméricos.


http://www.strangenotions.com/i-was-an-atheist-until-i-read-the-lord-of-the-rings/



Verdaderamente El Señor obra por caminos misteriosos. Yo mismo me pregunto qué pasó en esas mentes cuando se dieron cuenta de que su forma de ver el mundo estaba equivocada. Pero eso es algo que solo Dios sabe. Lo importante ahora es que dos ex-ateos están en el Camino correcto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada