domingo, 25 de diciembre de 2016

El ADN, prueba de diseño inteligente

El ácido desoxirribonucleico, abreviado como ADN, es un ácido nucleico que contiene las instrucciones genéticas usadas en el desarrollo y funcionamiento de todos los organismos vivos conocidos y algunos virus, y es responsable de su transmisión hereditaria. La función principal de la molécula de ADN es el almacenamiento a largo plazo de información. (Wikipedia)


Desde que se descubrió en el 1953 la ciencia biológica ha hallado algunas cosas interesantes sobre este código. Cuando uno observa los descubrimientos hechos tiene que llegar a la inevitable conclusión de que esto es algo programado. De hecho, el mero hecho de que sea un código sugiere que es algo hecho, o sea, no es algo producto del azar o la suerte como pretenden enseñar algunos evolucionistas.


Además de ser un cógido los científicos han hallado varias cosas relacionadas al ADN que sorprenden.


1. El ADN está formado de cuatro nucleótidos. Los nucleótidos son las cuatro moléculas básicas que forman las "letras" basicas del código genético y depende de como se unan, el organismo producirá, hará, o ejecutará alguna acción. Los nucleótidos se unen en secuencias que son las que dan las instrucciones para formar proteínas y otros compuestos necesarios para mantener la célula viva y por ende el resto del oragnismo.


El que esos nucléotidos se unan de manera específica y sigan una secuencia apunta a un diseño o programación. Recuerden, es un código, un conjunto de instrucciones.


2. El ADN tiene un proceso de corrección. Cuando una célula se reproduce tiene que copiar la información contenida en el ADN. Para tener una idea es como cuando se abre un zipper (cremallera). A cada lado del zipper quedan los dientes en maner igual. Cuando el ADN se sapara ocurre así, a cada lado de la cadena separada están los nucleótidos en el mismo exacto orden en que estaban antes de separarse. Pero en ocasiones en esa separación puede ocurrir que uno de los nucleótidos se salga de lugar o se corrompa parte de la secuencia. Cuando eso ocurre el ADN tiene un mecanismo corrector para restablecer la secuencia de la misma manera que estaba y esté lista para pasar a la próxima célula. Si esto no se hiciera así habrían errores y esos errores conllevan al desarrollo de enfermedades y defectos que pueden perjudicar el organismo.


La existencia de un mecanismo autocorrector en la secuencia del ADN sugiere que es algo programado. ¿Quién programó ese mecanismo autocorrector? Todo apunta a una inteligencia superior.


3. Recientemente se descubrió que el ADN contiene en sí un mecanismo de verificación. O sea, cuando se copia una secuencia de datos para producir una proteína ese mecanismo comprueba que la secuencia sea la correcta. De no ser así las proteínas saldrían con defectos y eso perjudicaría los procesos internos de la célula y el resto del cuerpo.


Como vemos, es bien difícil negar que detrás del complejo mecanismo de codificación, replicación y verificación del código haya una inteligencia que lo haya programado. Cuando se estudia la ciencia no se puede llegar a otra conclusión de que Alguien hizo ese sistema así y ese Alguien es Dios.




http://crossexamined.org/best-evidence-intelligent-design-interview-brian-johnson/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada