domingo, 6 de noviembre de 2016

¿Se puede usar el apéndice como un argumento en contra de Dios y a favor de la evolución? NO...

por Sherlock de El Ateísmo es Una Risa 2.0

¿Se puede usar el apéndice como un argumento en contra de Dios y a favor de la evolución? NO, por las siguientes tres razones:

1. Problema. Falacia de evidencia incompleta (conocido también como supresión de pruebas). El “argumento” ateo ignora u oculta pruebas relevantes las cuales destrozan sus argumentos inductivos pues aun si el cuerpo humano tuviera imperfecciones descartan la multitud de elementos evidentísimos de diseño y gran complejidad que hay en los sistemas del cuerpo humano y sus funciones vitales. El argumento del error simplemente no demuestra que no haya diseño en el cuerpo humano sino que trata de evitar enfrentarse al orden e inteligibilidad de la vida o el universo para fijarse solamente y constantemente en lo que pueda aparecer mal o caótico.

2. Problema. Falacia non sequitur (no se sigue). Decir que nuestro cuerpo presenta defectos y que por ende nadie lo diseñó es un argumento que no tiene sentido. Primero porque asumir que Dios no existe porque partes de nuestro cuerpo son "inservibles" es como decir que si partes de mi ordenador no funcionan o que mi auto tiene problemas mecánicos entonces eso prueba que nadie lo hizo. Absurdo.

Segundo, tampoco demuestra que Dios sea un mal diseñador. Es irónico que un atheus diga que Dios es un ser incompetente por crear cuerpos con partes inútiles cuando él mismo no puede diseñar ni siquiera una sola célula viva y cuando la increíble máquina del cuerpo humano sigue siendo la más compleja del mundo. Cualquier copia de nuestro cuerpo, sin importar lo avanzado que sea, sigue siendo una pobre imitación del original.

Además, ignoran que toda creación de Dios era perfecta hasta que entró el pecado en el mundo y todo se corrompió (incluyendo el cuerpo humano). Es por eso que ahora pecamos, nos enfermamos, envejecemos y morimos. Pero en el principio no era así. Por tanto, la Biblia nos enseña que después de la caída del hombre todo tiende al desorden y la corrupción (entropía) que es lo que precisamente enseña la segunda ley de la termodinámica. Así que si nuestro cuerpo ya no es perfecto no es por culpa de Dios sino por culpa del hombre. Culpar a Dios seria como comprarse un auto nuevo y en perfectas condiciones pero luego no le das buen mantenimiento o lo chocas y tratas de echarle la culpa a la fábrica que lo hizo cuando en realidad usted fue el responsable del daño de ese carro.

De hecho, aun si la fábrica no hubiese hecho un buen trabajo con el diseño de su auto eso tampoco probaría que nadie lo hizo. Lo mismo se puede decir de Dios y el cuerpo humano. El mundo actual es una chatarrería. Pero la buena noticia es que Dios promete arreglarlo tal como era en el principio (Vea Romanos 8:21-23 y 2 Pedro 3:13).

3. Problema. El apéndice es el órgano vestigial que más se ha usado como “prueba de la evolución”. Sin embargo, no ha sido el único. De hecho, Darwin y sus seguidores evolucionistas habían enumerado más de 100 órganos en el cuerpo humano como vestigiales (innecesarios o supuestas estructuras que son remanentes de la evolución). Pero ahora la ciencia moderna los considera esenciales por lo que esa lista se ha reducido a 6. Entre esos 6 está el apéndice. Sin embargo, aunque este es el órgano “inútil” clásico de los evolucionistas, los científicos y médicos han descubierto lo necesario de este órgano pues al igual que las amígdalas, contiene tejido linfático que combate las infecciones, las enfermedades como la leucemia y el Hodgkin (tipo de cáncer de los ganglios linfáticos) y ayuda a proteger contra problemas gastrointestinales a nivel del colon ascendente por lo que ahora “no existe justificación para considerar al apéndice como un órgano vestigial” (William Straus, Quaterly Review of Biology (1947), p.149 y Manual de Información Médica Merckal, Home edition, N. Jersey,Merck and Co., Inc. The Merck Pub. Group, Rahway, 1997).

De hecho, el apéndice también activa células en el sistema inmunitario y recibe un buen suministro de sangre que es otra evidencia de que su función es valiosa (Science News, (March, 1971), Scientific American (Oct,1999), Journal of Theoretical Biology (2007) y Ray Hartenstein, Groller Encyclopedia, 1998). En otras palabras, el apéndice está en el nuestro cuerpo por una buena razón y su propia existencia se ha vuelto ahora contra la misma teoría de la evolución pues “Ahora se sabe que muchos de los llamados órganos vestigiales, cumplen importantes funciones.” Enciclopedia Británica Vol 8 (1946 ed), p. 926.

En fin, la declaración del meme ateo sobre el apéndice es falso y los mal llamados órganos “vestigiales” no proporcionan evidencia alguna a favor de la teoría de la evolución. Pero el atheus que quiera seguir creyendo que no los necesita sepa que hay creyentes como el Dr. Kent Hovind que están dispuestos a pagar para que le remuevan TODOS los que considera “inútiles” (más de 100 según Darwin y los evolucionistas). Aunque personalmente no se los recomendaría pues como está escrito, “Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien.” (Salmo 139:14), saludos.

https://answersingenesis.org/es/ciencia/órganos-vestigiales-qué-demuestran/

http://www.vix.com/es/btg/curiosidades/2010/01/05/¿para-que-sirve-el-apendice

https://batallaespiritual.wordpress.com/2013/10/08/el-apndice-es-til/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada