domingo, 30 de octubre de 2016

No tienes que hacer ni dejar de hacer

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Efesios 2:8-9

Hace un tiempo atrás una persona con la que compartí el evangelio me dijo que iba a ir a la iglesia pero primero iba a dejar de hacer ciertas cosas porque no quería ir con fallas ante el Señor. Hace varios años atrás un señor alcohólico en Cayey decidió aceptar a Cristo en medio de una borrachera cuando le presenté el plan de salvación. La última vez que vi el señor que YA NO TOMA iba para la iglesia con su esposa y se veía totalmente dieferente.


Amigo y amiga que me lees. Tu tienes algo muy valioso en ti, se conoce como tu alma. Es tu esencia, es quién tu eres, es tu identidad. Por esa alma se pagó el más alto precio que se haya podido pagar en la historia. Por esa alma se dió una vida.


Lo de adentro
¿Que cuesta más, la computadora o el programa que hace que puedas ver esto? Te sorprenderías si te digo que lo que más vale de las computadoras no son los componente como la pantalla, teclado, y el hardware interno, lo que más vale de las computadoras es el software, el programado. Descubrí eso hace varios años atrás cuando noté que el programa de mi computadora que estaba en dos CD valía cuatro veces más el costo de mi computadora entonces decidí buscar porqué una cosa contenida en dos CD valía más que una torre con decenas de componentes y varios periferales.


Una computadora se hace en menos de una hora. Se ensablan las partes se hacen pruebas y ya. El programa de una computadora toma meses y años en hacerse. En él trabajan cientos y hasta miles de personas. Cada segmento de información e instrucciones para que los programas se ejecuten debidamente son revisados y revisados hasta que están casi perfectos. Aún después de ser lanzados al mercado se emiten actualizaciones. Ese trabajo cuesta miles de horas para hacerse. Finalmente se coloca en cada computadora. La computadora no es nada sin el software. La computadora toma vida con el software.


El alma es el software humano. Es el programa que Dios puso en el cuerpo que tienes. El alma es la que contiene tus emociones y recuerdos. Pero hay algo que corrompió ese programa, un virus. En el jardín del Edén Adán y Eva cometieron una falta y pecaron ante Dios. Ese pecado es como un virus que pasó a todos los humanos, a todas las almas en el mundo. Ese virus se manifiesta tan pronto el ser humano adquiere conciencia de quién es y responsabilidad por lo que hace.


Ninguna computadora que tenga un virus se puede sacar el virus ella misma. Tiene que haber intervención exterior. Es así con el ser humano. El virus del pecado que infectó nuestro software solo puede ser sacado por el diseñador. Dios fue quién colocó el software en nosotros y Dios es quién lo quita. No tienes que hacer ni dejar de hacer nada porque no hay nada que tu puedas hacer. Solo tienes que aceptar la ayuda, el rescate y la reparación para tu alma a través del sacrificio de Cristo.


Dios te bendiga. Cristo te ama.

https://www.facebook.com/lamparabiblica/posts/1941298752758592

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada