domingo, 2 de octubre de 2016

Dios está en ti, el temor se tiene que ir

El temor del hombre pondrá lazo; Mas el que confía en Jehová será exaltado. Proverbios 29:25


Hace un tiempo atrás me dio con leer historias de personas exitosas, empresarios exitosos para ser más específico. Cuando uno lee sobre esas personas y mira sus logros uno piensa que siempre estuvieron ahí, que se les hizo fácil. Pero la realidad es que ellos y todas las personas que en algún momento han logrado algo tienen algo en común, superaron un temor o varios.


El temor es algo que es natural del ser humano. Estamos programados para reaccionar ante las situaciones imprevistas de dos manerar, pelear o huir. Ambas reacciones tienen la finalidad de preservar la vida. Pero cuando reaccionamos con miedo y huimos suceden dos cosas: lo que causa nuestro temor quedará ahí y nos podrá atacar en otro momento; lo que causa nuestro temor nos alcanzará.


Hay algo sobre los temores que tenemos que saber, algunos son imaginarios, muy pocos son reales. Por ejemplo si tengo que cruzar de una lado de un risco a otro por encima de una cuerda floja el temor a caer es uno basado en la posibilidad REAL de que caiga. Por otra parte si me tocara hablar frente a un grupo y mi miedo es que la gente no me haga caso o se rían o me abucheen es algo imaginario.


El texto que vemos en Proverbios nos menciona la palabra lazo. Un lazo es algo que ata, que aguanta, que entorpece la marcha. La persona que tiene miedo tenrá un lazo que no le permitirá marchar ni moverse adecuadamente. El temor es un lastre que nos causa que no podamos movernos rápido o que vayamos en la dirección contraria a la que se supone que vayamos.


Pero el antídoto al temor es la confianza. No la confianza en mi mismo, ni la confianza en los medios y dinero. La verdadera confianza que inspira es la que se pone en Dios nuestro Padre.


Si tenemos a Dios de nuestra parte el temor no puede estar. O tenemos a Dios o tenemos temor pero no ambos. Dios desplaza el temor.


Uno de mis textos favoritos está en el Salmo 60:12


En Dios haremos proezas, Y él hollará a nuestros enemigos.

¿Se fijó en la palabra "proezas"? Una proeza es un acto heróico. Las proezas con aquellos actos que se convierten en leyendas y que sirven de motivación para otras personas. El temor pone lazo pero Dios ROMPE ese lazo y lo llevará a realizar proezas.


Dios es amor y si usted tiene a Dios en su corazón hará las cosas por amor y el que hace las cosas por amor no tiene miedo. Que lo diga cualquier persona que se haya enamorado a ver cuantos miedos no superó para poder ver a esa persona a la que ama.


En 1 Juan 4:18 dice:


En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

¿Se fijaron en las palabras "echa fuera"? Dios es amor y cuando una persona tiene a Dios en su vida el temor que estaba en su interior se tiene que ir. Es como cuando se tiene un vaso lleno de agua y ponemos un objeto dentro. Ese objeto ocupa espació y desplaza el agua, el agua caerá por los lados para dejar lugar al objeto que está en el interior. Así es con Dios cuando entra a nuestro corazón. El entra y desplaza (echa fuera) el temor.


¿Siente temor? Ore. No se supone que haya temor en un corazón lleno de Cristo, del Espíritu Santo. Si hay temor es que no ha dejado entrar a Cristo para desplazar ese temor.


Dios les bendiga.


Firmes y adelante...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada