miércoles, 13 de abril de 2016

Malas palabras y palabras malas

Se supone que un cristiano no hable palabras malas. Pero, ¿qué es una mala palabra? ¿que hace que una palabra sea considerada "mala"?

Hace un tiempo un amigo dominicano comenzó a hablar de los "carajitos" y al rato me di cuenta que estaba haciendo referencia a niños. No sé si esa palabra se usa en toda la República Dominicana pero a mi me sorprendió ver a un hermano usándola.


Esa fue la primera vez que aprendí que la diversidad cultural influye en la forma que se usan las palabras y que el uso del lenguaje es relativo.

Ahora veamos lo que dice la Biblia:

Efesios 4:29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

Fíjense que no dice "palabra mala" sino corrompida. Las palabras en sí no tienen bondad ni maldad exepto aquellas que son intencionalmente usadas como palabras insultantes. La mayoría de las palabras adquieren significado a través de tres vías:

1. Por vía propia. Veamos por ejemplo la palabra "p*ta". Se sabe que esa palabra es usada de manera insultante para referirse a las mujeres que practican la prostitución y para insultar. Esa palabra por sí es mala.

2. Por la vía del uso que le de el que la pronuncia. Veamos por ejemplo la palabra "sapo". Un sapo es un animal pero acá en Puerto Rico si yo uso esa palabra para referirme a una persona, en especial un compañero de trabajo estoy dándole otro uso. Acá, los "sapos" son esas personas aduladoras que buscan escalar en compañías y trabajos haciendo cosas para ser vistos y agradar a los jefes. Esa palabra no es en sí mala pero en el momento en que la uso con esa intención adquiere un mal uso y está corrompida.

3. Por la vía de lo que entienda la persona. Hace un tiempo atrás una misionera venezolana fue a visitar la casa de un pastor. Oraron por la comida y al terminar ella dijo "gracias Señor que ya *******". Los que estaban en la mesa abrieron los ojos porque esa palabra aquí es una forma vulgar para referirse al acto sexual pero en la tribu donde esa misionera era oriunda eso significaba comer. Esa palabra es mala en PR pero no en Venezuela. Esa palabra no está corrompida pero en el momento en que se sabe que alguien puede escandalizarse pues se debe usar otra que la sustituya para no ser causa de tropiez.

A la hora de determinar si una palabra es mala o corrompida hay diversos factores a considerar. Aprendamos a juzgar con justo juicio y a determinar la intención de la persona. Si la persona no tiene la intención de ofender y es parte de su vocabulario común pues se tolera. Eso si como cristianos no debemos utilizar palabras corrompidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada