miércoles, 10 de febrero de 2016

¿Que escogerán las iglesias? Vergüenza contra dinero...

Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse. Daniel 1:8
Hace un tiempo atrás los gobiernos alrededor del mundo determinaron que era una buena idea otorgarle a las organizaciones religiosas exenciones contributivas. La idea detrás de esto era que al verse aliviadas de pagar contribucones las organizaciones religiosas usarían ese dinero extra en obras de mejoramiento social. La mayoría de las iglesias de dedicó a guardar el dinero o a usarlo para otros fines, no para ayudar al prójimo como Dios manda. El amor al dinero venció el amor al prójimo.

El gobierno solo se encogió de hombros y dijo, pues vamos a ofrecerles dinero ahora. La idea detrás de esto vino a causa del amor al dinero que algunas organizaciones religiosas que en vez de ayudar al prójimo decidieron ayudarse ellos mismos. Ahora crearían lo que se conocía como organizaciones de base de fe.
El problema surgió cuando las organizaciones religiosas quisieron ayudar al prójimo pero sin tener que usar dinero. Fue entonces que nacen las "organizaciones de base de fe" que funcionan como organismos de ayuda pero reciben fondos gubernamentales para "ayudarlos". O sea ayudan al prójimo sin tener que usar el dinero que reciben en ofrendas.

Hay un problema con recibir ayuda del gobierno. Recibir ayuda del gobierno es amarrarse con el diablo. Póngase a pensar, ¿estaría bien que un pastor le reciba "ofrendas" a un dueño de punto de drogas, al dueño de un bar? Dios considera abominación toda ofrenda que venga de negocios sucios o turbios (Deuteronomio 23:18)

¿Hay algo de malo en recibir dinero del gobierno para hacer obras de caridad en las iglesias? Contestaré esa pregunta con otra pregunta? ¿Tenemos un gobierno limpio? Tomando en cuenta la clase de gobierno inmoral que tenemos hoy día aceptarle dinero para organizaciones de base de fe es el equivalente a aceptarle dinero a un ladrón.

Si la iglesia quiere hacer obras de caridad que use su dinero y no dependa del gobierno.

Cuando Daniel fue llevado cautivo a Babilonio el Rey le ofreció de su comida para alimentarlo. Daniel decidió no recibirla porque se iba a "contaminar". Daniel esstaba siguiendo los dictados de su conciencia y se mantuvo limpio. Pero ¿saben porqué también se negó? Porque en un futuro él sabía que si aceptaba regalos del Rey se corrompería (Eclesiastés 7:7) Nadie da nada de gratis, muchas veces la gente espera algo a cambio de lo que da y el gobierno SIEMPRE esperará algo a cambio.

Recientemente el gobierno de Obama decretó que las organizaciones de base de fe que reciben fondos del gobierno tendrán que aceptar solicitudes de personas homosexuales que quieran trabajar en sus filas. O sea, si World Vision recibe fondos del gobierno federal y en base a su creencia cristiana no tiene empleados homosexuales el gobierno le dice que los contrate o no le dará más dinero.

¿Qué ira a pasar? Ahora se sabrá quienes son de Dios. Ahora se sabrá quienes tiene valores y quienes aman el dinero. Vamos a ver cuantos deciden dejar la comida del Rey la cual en primer lugar no debieron aceptar. ¿Prevalecerán los valores o el amor al dinero? Personalmente creo que la avaricia es un vicio muy difícil de quitar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada