sábado, 18 de febrero de 2017

¿Que hacemos con los que renegaron la fe?: La controversia de los melecianos y lo que implica para la iglesia hoy día.

Una persona fue líder en la iglesia, se apartó, pero luego regresa. ¿Puede volver a ser líder en la iglesia?


La manera en que usted conteste esa pregunta depende de como usted vea a su liderato. Si usted cree que el líder cristiano debe ser una persona irreprochable de seguro contestará que no. Si usted entiende que toda persona merece una oportunidad contestará que si.


Allá para el año 311 la Iglesia Cristiana se estaba recuperando de la terrible persecución de Diocleciano. La iglesia fue perseguida desde su inicio pero esta persecución se conoce como "La Gran Persecución" por lo terrible que fue. Muchos cristianos murieron bajo insoportables torturas y otros asesinados a sangre fría, alguos morían en el circo romano y otros quemados. Pero Diocleciano había provisto que toda persona que ofreciera sacrificios a los dioses paganos romanos sería perdonado.


Muchos cristianos prefirieron morir antes que renegar su fe. Otros prefirieron fingir lealtad al imperio y sacrificaron. De esos algunos eran líderes de la iglesia.


Pasado el tumulto los líderes de la iglesia cristiana comenzaron a asumir posiciones respecto a aquellos que en un momento abdicaron y renegaron la fe para salvar la vida. Algunas iglesias no les permitían entrar nuevamente y se crearon los "campenses" porque al notener donde congregarse se congregaban afuera en el campo. Otras permitieron que regresaran y los perdonaban.


La controversia Meleciana hizo que la iglesia se separara en dos bandos, el que aceptaba a los que habían renegado y a los que no. Hubo otras controversias envueltas en el asunto y de indole doctrinal pero en el asunto que me quiero enfocar es en éste de aceptar o no a los que renegaron.


Viniendo al día presente tan cerca como hace varis décadas atrás en los 80 hubo un teleevangelista muy famoso llamado Jimmy Swaggart que confesó ante millones de personas en vivo que había cometido adulterio. Swaggart no volvió a ser el mismo y aunque su ministerio lo lleva su hijo Donnie él no está ocupando posición de liderazgo alguna. Estoy seguro que personalmente conocemos casos similares.




¿Debe una persona que fue líder y falló o renegó de la fe volver a la iglesia y ser reinstalado como líder?


Vamos a la Biblia...


El apóstol Pedro había negado a Cristo no solo una sino tres veces. Jesús resucita y lo busca y le dice:


Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas. Juan 21:17


Hasta hace un tiempo atrás yo consideraba que una persona que se haya salido fuera y renegado la fe no es digna de ocupar una posición de liderato. Y confieso que personalmente tengo mis reservas pero yo no soy quién pone y quita líderes en la iglesia, eso lo hace Dios.
Pedro fue el apóstol que más metió la pata. El que más disparates decía. Era impulsivo. nadie pensaría que podría ser un líder. Para colmo termina negando a Cristo ante sus enemigos. Cristo decide retaurarlo y Pedro pasa a ser el líder que dió la primera predicación en la historia de la iglesias. Pedro pasó a ser de un discípulo destruido por la culpa y el remordimiento a un líder humilde.
Tal vez aquellas personas que han fallado causen molestia y disgusto pero es más riesgoso tener a una persona que nunca ha fallado dirigiendo que a una que ha fallado y ha sido restaurada. La persona que ha sido restaurada tiene una actitud diferente. El que falla y es restaurado y llega a lider no mira a la congregación de arriba hacia abajo sino de abajo hacia arriba. Es una persona que la arrogancia no lo contaminará y la humildad lo revestira y no olvidemos que Dios mira de lejos al altivo y al humilde de cerca.
¿Qué hacemos con los que renegaron y regresaron? Primero perdonar y si Dios quiere restaurarlos a la posición o ministerio que antes tenían, ahora tendrán una nueva experiencia que los ayudará a ser más cuidadosos y a ser más compasivos. La controversia meleciana no quedó relegada a su tiempo. Hoy díe tenemos la situación repitiéndose hasta que Cristo venga.


Fuentes consultadas.

http://multimedia.opusdei.org/pdf/es/preguntas/53.pdf


http://www.ccel.org/ccel/schaff/hcc2.v.vi.xviii.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada