domingo, 26 de febrero de 2017

¿Es o no es?


Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; 1 Juan 4:1,2

En el mundo del arte existen artistas, imitadores y falsificadores. Cuando una obra de arte se va a comprar se consulta a un experto que en ocasiones se les dice "curadores" que conoce la obra del artista para que valide y certifique que la obra es genuina.

Curiosamente en la historia del arte han habido falsificadores famosos. Irónicamente ser un falsificador es en sí un arte porque un falsificador puede recrear una obra casi a la perfección y venderla como un original. Los expertos en artes se dedican a estudiar las obras de artistas y toman en cuenta factores como los materiales que suele usar pero sobre todo los trazos que hace en sus obras.

Si usted mira un cuadro hecho en óleo notará los trazos. En ocasiones los trazos son de izquierda a derecha, hacia el centro o de otras manera. Lo que ocurre con los trazos es qeu cada artista por más cuadros que haga tiende a desarrollar un patrón de trazos en cada cuadro que hace. Así que si usted ve un cuadro de un artista y se fija por ejemplo en la parte superior izquierda notará que los trazos son similares para esa área en los cuadros que dibuja.

Se requiere tener un fino ojo para poder detectar originales de falsificaciones.

En los primeros años del cristianismo la iglesia tuvo dos grandes enemigos: los que la perseguían y los que intentaban intruducir herejías. El más peligroso era el que desde adentro lograba tener posiciones de influencia e insertaba escondidamente ideas que no son del cristianismo.

¿Como se puede distinguir a un siervo de Dios de un hereje, de alguien que está introduciendo falsas enseñanzas? No tiene que ser un experto en cristianismo. No tiene que tener un título de un instituto ni ser un teólogo. Solo tiene que estar alerta y leer la Biblia. Si lo que el pastor, predicador, maestro, evangelista dicen no está de acuerdo con la Biblia eso no es de Dios, eso es una herejía. Lo mismo aplica a libros cristianos.

Yo tengo una regla para determinar si algo está de acuerdo a la Biblia. Si no veo o escucho que durante un mensaje se cita textos bíblicos ese mensaje lo miro con sospecha. Cuando hay mucha palabra pero poca Biblia eso es una señal de alerta. Si lo que dice la persona contradice lo que claramente dice la Biblia eso es una señal de alerta.

No crea fácilmente todo lo que escuche. Pruebelo a la luz de la Biblia, ore a Dios para que lo ayude a discernir. Cuídese de los engañadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada