domingo, 13 de noviembre de 2016

Vamos a callarlos

Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos; como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios. 1 Pedro 2:15-16

Hay una canción de Rubén Blades cuando cantaba con Willie Colón (los mejores tiempos con los Seis del Solar) que terminaba con un coro que decía "hablame más fuerte que no veo". ¿Alguna vez ha visto a alguien que dice cosas que no hace? Digo, aparte de los políticos. Es vergonzoso ser una persona que habla mucho y hace poco. Lamentablemente la iglesia cristiana está siendo vergonzosa en éstos tiempos.


Hace varios días atrás iba de camino al trabajo y puse el radio en una estación cristiana y lo que escuché fueron anuncios de conciertos, anuncios de conferencias de "iglecrecimiento", hasta un anuncio de un show de "comedia cristiana".


¿Que se ve en esos conciertos? Muchas canciones del amor de Dios, la gracias de Dios y cosas así. Pero...el amor de Dios no es solo para cantar sobre él sino para practicarlos ¿y como se practica? Haciendo el bien. Las conferencias se llenan de pastores que quieren atiborrar las iglesias de gente pero ¿para qué? Hace par de años atrás pertenecí a una iglesia que se pasaban haciendo ventas, y car wash, y actividades para recaudar fondos y más fondos. Nunca vi que se organizara una actividad para ayudar a los necesitados.


Si una imagen habla más que mil palabras una acción habla más que diez mil. Hoy día el mundo está criticando a la iglesia y la señala por haberse convertido en un negocio. La mayoria de las veces critican con razón. Mientras no hagamos las cosas como Dios manda seguirán hablando de nosotros y lo peor es que tendrán la razón. Pero podemos callarles la boca haciendo lo que se supone que hagamos, ayudar al prójimo.




Si estamos cansados de que se nos esté criticando vamos a hacerlos que queden en ridículo. Que cuando digan que la iglesia no aporta vean a una iglesia ayudando a los necesitados, a los maltratados, a los heridos por la vida. Hay algunas iglesias haciendo esto pero hace falta que sean más, que todas las iglesias hagan lo que se hacía al principio. Con eso le callaremos la boca a los que critican.


Hace un tiempo atrás leía la novela "La Letra Escarlata" que trataba de una mujer adúltera en la época del puritanismo americano que fue sentenciada a llevar una gran letra roja, una "A" como castigo por haber cometido adulterio. Donde quiera que iba se veía la letra pero ella decidió hacer que dejaran de fijarse en la letra. Comenzó a hacer obras de caridad. Donaba mucho de lo que ganaba a los pobres, ayudaba a los vecinos, socorría a los necesitados. Aquella mujer le calló la boca a la gente con sus buenas acciones. Con el tiempo la gente ya no se fijaba en la letra sino que recordaban y elogiaban las acciones de la persona. Hace falta que la iglesia recupere su buena reputación con acciones, buenas acciones para callar a los que critican. Que cuando hablen queden en ridículo porque estarán mintiendo y difamando. Pero mientras sigamos como vamos tendrán la razón y con vergüenza tendremos que quedarnos callados nosotros.


Dios les bendiga. Lindo día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada