viernes, 7 de octubre de 2016

Cuidado con los extranjeros

la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: !!Quién nos diera a comer carne! Números 11:4
Para los que llevamos un tiempo viviendo en esta tierra y hemos vivido en el cristianismo hay algo que es notable, las cosas han cambiado. Ha cambiado la forma de adorar y alabar; Ha cambiado el formato de los cultos; Ha cambiado la forma de vestir; ha cambiado la forma de ver...


Cuando me refiero a que ha cambiado la forma de ver me refiero a la manera en que estamos mirando el mundo. La Biblia nos dice que no amemos al mundo ni sus cosas, nos manda a ser santos, a diferenciarnos del mundo para dar ejemplo. En vez de eso nos estamos pareciendo más al mundo imitando sus cosas hasta en los altares que ahora parecen tarimas de espectáculos.

¿Como llegamos a ésto? Los extranjeros...

No me refiero a las personas de otros países. Cuando me refiero a los extranjeros me refiero a esas personas que profesando cristianismo todavía andan en conductas mundanas y no se consagran. Los extranjeros son esas personas que están en iglesias pero todavía les gusta las cosas del mundo, lo extrañan y comienzan a mezclar cosas del mundo con las cosas santas. Esto a desembocado en un sincretismo protestante donde se ha copiado conductas y modelos de congregaciones que no toman en serio las cosas de Dios o que convierten los cultos y servicios en espectáculos.

Los extranjeros son gente que profesan conocer a Dios pero en realidad no lo tienen en sus corazones. Esos son los que comienzan a cuestionar las estructuras y la doctrina. Como están mezclados entre el pueblo son como una infección que se propaga y enferma el cuerpo de Cristo. Pronto se ve a hermanos que tenían un claro concepto de la doctrina bíblica a decir cosas dubitables. Hablan con ambigüedades en relación a temas doctrinales. Comienzan a cuestionar si tal o cual cosa es pecado y reinterpretan o acomodan la Biblia a sus visiones de mundo y no se ajustan ellos a la Biblia.

Cuidado con los extranjeros. Por causa de ellos el pueblo de Israel sufrió estragos y el pueblo de Dios hoy día se está disolviendo en la corriente mundana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada