domingo, 31 de julio de 2016

Te invito a mi familia



Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.
Juan 1:12-13


Hace un tiempo atrás supe de un caso de herencia donde había una controversia. Cuando se fue a hacer la partición de los bienes una de las hermanas se opuso porque la hermana mayor no era hija natural sino adoptada. Llevó el asunto a tribunales pero perdió. El código civil de Puerto Rico dice que una persona adoptada recibe los mismo derechos que un hijo natural. En los EEUU hay estados donde se pueden adoptar personas incluso cuando ya son adultos y pasan a ser herederos también.


Adoptar un hijo es uno de los actos de amor más grandes del mundo. no es lo mismo tener un hijo que adoptarlo porque los hijos que nacen se aman porque son parte de uno pero los que se adoptan son escogidos se les ama y se les trata como si fueran de uno. Dios bendiga a los padres que adoptan hijos.


La adopción conlleva como mencioné anteriormente unos derechos. El hijo adoptado pasa a ser parte de la familia, un heredero con todos los derechos de los hijos naturales. Todos los que hemos aceptado a Cristo como nuestro salvador y Señor fuimos adoptados por el Padre. En el momento que fuimos adoptados pasamos a ser HIJOS de Dios.


La adopción de parte de Dios nos otorga el privilegio de poder llamarlo padre, y más que padre "abba Padre" como dice Romanos 8:15:


Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre!




Abba es una expresión aramea que se traduce como "papá" o "papi" es una expresión de cariño. Así de cerca es la relación de los que hemso sido adoptados. Entramos en una relación de confianza y amor.


Los hijos de Dios tenemos también el privilegio de ser herederos:


Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman? Santiago 2:5


para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, 1 Pedro 1:4


Al ser hijos de Dios todos los que lo seguimos y amamos somos hermanos, hermanos en la fe, una familia. ¿Quieres ser parte de ésta familia? Te invito a mi familia, la familia cristiana. Acepta a Cristo como tu salvador y Señor y busca una iglesia donde congregarte. Si no sabe de una te puedes comunicar conmigo y te puedo mencionar alguna donde puedas congregarte en el lugar donde vivas.


Lindo domingo. Dios te bendiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada