martes, 5 de julio de 2016

¿Porque Satanás ataca al hombre tanto?


Una pregunta que algunos cristianos tienen es ¿porqué está tan empeñado el diablo en atacar al ser humano? ¿Qué tiene contra nosotros?

Tomemos en cuenta que Satanás fue arrojado del cielo por rebelarse contra Dios (Isaías 14 y Ezequiel 28). Al ser despojado de su posición privilegiada ¿como creen que se siente? Además el sabe que está condenado a ser echado en el lago de fuego y azufre. Son dos cosas que lo tienen muy molesto. Así que ¿qué hacer?


Satanás no puede atacar a Dios. Pero, al no poder atacar a Dios ataca lo más parecido, al hombre que fue creado a imagen y semejanza de Dios.

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Genesis 1:26
Satanás está como la persona que está molesta con otra y no puede hacerle daño y en vez de eso se dedica a dañar su imagen literalmente. Coge un retrato y lo pinta, lo altera, lo pone feo y esa es su forma de desquitarse. ¿Cual es el efecto? Daña el retrato pero la persona odiada sigue igual.

Pero contrario a un retrato, el hombre tiene voluntad y capacidad para escoger si recibe o no el daño. Imagínense que la persona que tiene odio contra otra vaya a dañar el retrato y el retrato esté enmarcado con una cubierta de vidrio y además una advertencia. De seguro desistiría.

Una persona que no tiene a Dios es como un retrato sin marco ni protección. A esos Satanás los mutila, altera, daña. Pero la persona que tiene Cristo tiene una advertencia :NO TOCAR, PROPIEDAD DE DIOS. El hombre que tiene a Cristo tiene al Espíritu Santo habitando en él(Romanos 8:9-11, 1 Corintios 3:16; 6:19), esa es la advertencia de no acercarse ni tocar que tiene el diablo.

Algunas personas han sido dañadas por el enemigo pero al recibir a Cristo son restauradas y protegidas por el Señor. Ya el enemigo no puede hacerles daño.

A veces el enemigo busca despojarnos de esa protección engañándonos. En el momento que el enemigo trate de atacar, tentando o engañando recordemos las palabras del apóstol Santiago"

Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Santiago 4:7

Dios les bendiga.

https://www.facebook.com/lamparabiblica/posts/1902650409956760

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada