domingo, 12 de junio de 2016

El otro libro de Dios

Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, Y una noche a otra noche declara sabiduría.
Salmos 19:1-2


Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Romanos 1:20


Hace un tiempo atrás cuando estudiaba teología aprendí que Dios se ha revelado a la humanidad de dos maneras por medio de la revelación general y la revelación especial. Se conoce la revelación general como la revelación que hizo Dios a través de la creación de la naturaleza. La revelación especial es la que hizo a través de su Palabra la cual tenemos plasmada en la Biblia.


Hace un tiempo atrás se le encomendó a un científico llamado Francis Collins descifrar el genoma humano. El genoma humano son todas las combinaciones de letras A, G, T C contenidas en los cromosomas humanos. Son las instrucciones que determinan nuestra composición geométrica. Se le conoce como ADN también. El genoma humano está compuesto de unos tres billones de letras.


Cuando Collins termino la faena escribió un libro titulado "The Language of God". Al ver el genoma humano, que contiene instrucciones para sintetizar aminoácidos y que esos aminoacidos formen proteínas y esas proteínas se unen o llevan a cabo funciones específicas detalladas; al ver que las celulas tienen un "libreto" que está contenido en el genoma y que determina que hacen y cuando deben replicarse para mantener vivo al ser humano; al ver que ese genoma se replica solo siguiendo una serie de pasos y se preserva y que cuando en un momento de la replicación hay un error lo corrige, Francis Collins llegó a la conclusión de que el ADN no podía ser producto del azar. El ADN es un código y los códigos son secuencias de instrucciones organizadas muy complejas que no pueden haberse hecho solas. Francis Collins dijo que ese era el lenguaje de Dios. Como científico no podía decirlo en sus hallazgos pero lo dijo en su libro. Collins quedó maravillado al ver esa complejidad tan organizada.


Miremos otra persona que quedó asombrada al ver la obra de Dios, al Rey David quién al mirar los cielos quedo maravillado por su majestuosidad. Al mirar el firmamento declaró que "anuncia la obra de SUS MANOS". David estaba diciendo que el cielo se veía como diseñado por unas manos y solo unas manos como las de Dios pudieron haber hecho algo tan hermoso. Salga y mire el cielo en una mañana o en un atardecer (a mi me encantan los atardeceres) y dígame si eso no parece una obra de arte, ¡y que obra!.


El apóstol Pablo escribió en su epístola que para aquellas personas que dicen que no creen porque no ven tienen que mirar lo creado y ahí tendrán la evidencia de la existencia de un ser superior a quién conocemos como Jehová.


El otro libro de Dios está escrito en la naturaleza. De hecho ese libro se escribió primero que la Biblia y está hecho para que nos asombremos, es un libro de arte, es un poema visual y concreto de enorme magnitud y belleza. El otro libro de Dios está alrededor nuestro y lo podemos ver en los árboles, los animales que Dios creó, en el agua que corre por un río o se mueve en el mar, en el viento que nos acaricia, en el sol que calienta y las nubes que adornan, en el cantar de las aves.


Los dejo con una de mis himnos favoritos a cargo de Yadira Coradín, "El Gran Artista" no sin antes desearles un feliz domingo e invitar a aquellos que no tienen un lugar donde congregarse a que busquen una iglesia si no saben donde se pueden comunicar conmigo y les digo donde pueden hallar una en su pueblo.



Dios les bendiga.



https://www.facebook.com/lamparabiblica/posts/1893527757535692

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada