domingo, 8 de mayo de 2016

Una madre que no dejo de amar

Entonces Rizpa hija de Aja tomó una tela de cilicio y la tendió para sí sobre el peñasco, desde el principio de la siega hasta que llovió sobre ellos agua del cielo; y no dejó que ninguna ave del cielo se posase sobre ellos de día, ni fieras del campo de noche. Y fue dicho a David lo que hacía Rizpa hija de Aja, concubina de Saúl. 2 Samuel 21:10-11

Quisiera comenzar este mensaje preguntándoles ¿ha olido usted el olor de carne podrida? Tal vez haya pasado por donde hay algún animal muerto. Es un olor terrible. Dicen los que saben que el olor de un ser humano muerto es peor.

El instinto natural del ser humano es evitar los olores fuerte, en especial el de carne podrida que produce repugnancia. A través del mundo los muerto se entierran, se queman o se momifican, no se dejan a la intemperie.

En la antigüedad era una deshonra el que una persona muriera y no se le enterrara.

El capítulo 21 de 2 de Samuel nos narra un evento donde el Rey David sentenció a siete hombre a morir ahorcados. En la cultura judía eso era sumamente deshonroso. Entre esos hombre había dos hijos de una mujer llamada Rizpa.

Llegó el día de la sentencia y Rizpa fue allí a donde ahorcaron a sus hijos y miraba sus cuerpos colgando.

Una vez se daba sentencia NADIE podía tocar esos cuerpos para enterrarlos. El castigo era que esos cuerpos se descompusieran y fueran comidos por las aves carroñeras. Era la forma más indigna de morir.

Rizpa no desobedeció la orden del Rey David pero tampoco permitio que los cuerpos de sus hijos fuesen despedazados por aves de carroña. Ella se vistió de cilicio y espantaba a las aves, entre las cuales había buitres. ¿Usted sabe como de grande es un buitre? Cuando despliegan sus alas pueden expandirse más de 2 metros. Los buitres cuando quieren comer algo son persistentes y no se van hasta que se lo comen. Los buitres se enfrentan a leones y otros animales con tal de comer algo pero allí estaba Rizpa, una madres enfrentándolos.

El instinto maternal es algo increíble. Una madre hace lo que sea por un hijo.

Aquella mujer pasó días bajo el sol y noches frías preservando la integridad de los cuerpos muertos de sus hijos, DÍAS. Pero no solo luchaba contra los buitres, el olor, la peste a carne podrida debió ser terrible. Cualquier ser humano sensato se hubiera ido pero Rizpa era madre y ella no podía dejar a sus hijos abandonados. La gente pasaría y se quedaría de lejos para no tener que oler la peste pero allí estaba Rizpa espantando a los buitres para que no deformaran a sus hijos. Allí estaba Rizpa en medio de la peste a carne podrida de sus hijos. Aquello de verdad era una escena grotesca pero era un acto de amor de una madre que no dejó de amar a sus hijos aún después de muertos.

El Rey David se enteró de lo ocurrido y fue movido a compasión por el acto de aquella mujer. Se suponía que dejaran allí a los ahorcados pero dice la Biblia más adelante:

e hizo llevar de allí los huesos de Saúl y los huesos de Jonatán su hijo; y recogieron también los huesos de los ahorcados. 2 Samuel 21:13

El amor de una madre llevó a que un rey, el Rey David echara para atrás una sentencia (y los reyes nunca hacían eso) y enterrara los huesos de unos ahorcados.

Madre es madre en todo momento. Una madre está ahí cuando los hijos están enfermos, cuando tienen bienes y cuando están pobres. La madre está ahí cuando el hijo esta feliz y está ahí para abrazarlo cuando esta triste o desconsolado.

El amor de una madre es algo incomprensible. Una madre no deja de amar aún después de un hijo haber muerto.

Hoy día hay muchas madres que están sufriendo. Son madres de hijos que están presos o en vicios. Para la sociedad serán criminales o tecatos pero para esas madres son sus hijos. Hay madres que hoy recordarán a algún hijo perdido. Mucha gente se olvida pero una madre no olvida. Esas madres no dejan de amar nunca no importando lo que sea o haga su hijo. No dejan de amar aunque hayan muerto.

Una madre nunca deja de amar.

Feliz día de las madres. Dios les bendiga.


https://www.facebook.com/lamparabiblica/posts/1817402648481537

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada