lunes, 4 de abril de 2016

Con el pecado no se juega: Como quiera le dio VIH


Mas si así no lo hacéis, he aquí habréis pecado ante Jehová; y sabed que vuestro pecado os alcanzará. Número 32:23

Hace varios años atrás tomé una clase acerca de planificación familiar. En esa clase se nos habló de los métodos anticonceptivos y las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Un dato muy importante salió a relucir y es que el método más seguro para evitar el contagio es la abstinencia, es el único 100% seguro.


Tener sexo antes del matrimonio es conocido como fornicación, tener sexo con personas del mismo sexo es homosexualismo. Tanto la fornicación como el homosexualismo son pecado. A nivel científico está probado que el tener sexo con múltiples parejas aumenta el riesgo de contagio con ETS y tener relaciones homosexuales aumenta mucho más ese riesgo. La Biblia prohibe ambos: la fornicación Hechos 15:29 y el homosexualismo 1 Corintios 6:9.

Mucha gente se molesta con la Biblia, con Dios porque prohíbe cosas que le gustan pero es por su propio bien. El hombre ha querido hacer como le da la gana y hoy tenemos una epidemia de enfermedades de transmisión sexual en especial el VIH y el SIDA. Si tan solo se abstuvieran no tendrían riesgo pero la gente no quiere aprender.

La ciencia ha inventado curas para las enfermedades pero esas curas no son 100% seguras. Han inventado condones que reducen la probabilidad pero no son 100% seguros. Lo único 100% seguro es lo que dice la Biblia, la abstención. Luego de la abstención el sexo dentro del matrimonio es lo más seguro siempre y cuando haya fidelidad.

Recientemente una noticia en la comunidad científica ha causado pánico entre los homosexuales. Hasta hace poco un medicamento que se había inventado para evitar el contagio con VIH fue usado por homosexuales y personas promiscuas para poder seguir teniendo sexo indiscriminado. La pastilla conocida como Truvada dice reducir la probabilidad de contagio con VIH en un 92%....

Un homosexual que estaba tomando el medicamento continuó teniendo relaciones con homosexuales y contrajo VIH. Esto causó preocupación en la comunidad científica pues el medicamento está supuesto a evitar el contagio. Pues sucede que el virus del VIH mutó y ahora tiene una nueva variante resistente a Truvada y otros medicamentos. El hombre ahora anda con una sentencia de muerte y el riesgo de contagiar a otras personas si continua en su patrón de sexo homosexual sin protección. El creía que estaba seguro que iba a huir de las consecuencias de su pecado pero no, el pecado lo alcanzó y la paga del pecado es muerte.

Hagamos caso de lo que nos dice Dios a través de la Biblia y sigamos sus mandamientos. Es por nuestro propio bien y nos irá mejor. De lo contrario cargaremos con las consecuencias, la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada