viernes, 18 de marzo de 2016

El pensamiento y Dios


Supongamos que no hay una inteligencia detrás del universo, que no hay una mente creadora. En ese caso nadie diseñó mi cerebro para pensar. Simplemente los átomos en mi cráneo por alguna razón química o física se organizan de tal manera que me producen la sensación que yo llamo pensamiento. Pero si eso es cierto entonces ¿como puedo confiar que mi propio pensamiento sea cierto? Es como virar un vaso de leche y esperar que cuando caiga salga delineado un mapa de Londres. Pero si no puedo confiar en mis propios pensamientos pues ciertamente no puedo confiar en los argumentos que conducen al ateismo y no tengo razón para ser ateo o cualquier otra cosa. A menos que crea en Dios no puedo creer en el pensamiento así que nunca puedo usar el pensamiento para no creer en Dios.

-- C.S. Lewis

https://www.facebook.com/lamparabiblica/posts/1774024069486062



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada