miércoles, 2 de marzo de 2016

A Dios no le agradan los "lambeojos".



Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios. Colosenses 3:22

Para mis amigos que no son boricuas un lambeojo aquí en Puerto Rico es la persona que hace las cosas en su trabajo procurando llamar siempre la atención del jefe o supervisor. Son personas que procuran caerle bien al jefe haciendo cosas más allá de lo que les corresponde.


Cuando leí este texto me vino a la mente tantas cosas. Un lambeojos es una persona que en muchas ocasiones tiene baja autoestima. En otras son personas mediocres que compensan su mediocridad convirtiendose en lacayos de los jefes o supervisores.

Cuando Pablo escribió esa epístola la dirigió en aquel entonces a los siervos, los esclavos. Es un consejo a que hagan las cosas bien por las motivaciones correctas. Si tu motivación para hacer algo en el trabajo está en buscar caerle bien a tu jefe tendrás el problema que le caerás mal a tus compañeros porque algo que pasa cuando alguien quiere caer bien es que para hacerlo bucará hacer quedar a otros mal.

Pablo llama a hacer las cosas con "corazón sincero". Haz un buen trabajo y los elogios vendrán y si no vienen y tu en tu corazón sabes que lo hiciste bien pues siéntete bien que "el que está allá arriba", en el cielo, lo vio y vio tu corazón eso vale más que cualquier recompensa terrenal.

Dios te bendiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada