martes, 5 de enero de 2016

Bendice con GANAS




Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios. Salmos 103:1-2

Una de las cosas que más me llama la atención de este salmo es la cantidad de veces que se repite "bendice". ¿Algunas vez has visto algo tan majestuoso que se te abre la boca en asombro? ¿Alguna vez has sentido algo tan emotivo que las piernas te fallan, te tiemblan? Esa es la sensación que describía el Rey David cuando compuso este salmo.


La palabra que se traduce como "bendice" es del hebreo 'barak' que literalmente significa bendecir, felicitar, saludar, y arrodillarse en admiración. Es una palabra cargada de emoción. El hebreo que leía ese salmo entendía que David estaba teniendo una conversación consigo mismo, con su alma, con la parte racional nuestra, la que siente las emociones y contiene los recuerdos y le decía "barak" a Jehová. No era solamente decir alabanzas sino adorar con emoción y sumo agradecimiento. Decir que fuera el alma la que bendijera era decir que ese acto de alabanza tiene que salir de adentro, con ganas.

¿Como estás alabando a Dios? ¿Rutinariamente? ¿Cantas un himno y sigues el resto del servicio como cualquier otro día? ¿NO SIENTES ESAS GANAS DE BENDECIR Y ALABAR COMO DAVID? No olvides ninguno de sus beneficios. Si estás leyendo esto puedes enumerar varios beneficios: estás vivo pa leerlo, tienes vista pa leerlo, si estás sentado tienes una silla que pudiste comprar porque tienes la vida y la salud que Dios te dio.

Si sigue leyendo el resto del Salmo verás la lista completa de cosas por la cual David bendecía a Jehová con tanta efusión y es que lo que encabeza la lista es el perdón de los pecados.

Vamos hermano y amigo. BENDICE CON GANAS, ALABA CON GANAS, ADORA CON GANAS.

Lindo día. Dios te bendiga.

https://www.facebook.com/lamparabiblica/posts/1761736014048201

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada