domingo, 27 de diciembre de 2015

No se puede ser demasiado bueno




Imagínese que va con una persona que está teniendo un infarto, o está herida y la lleva en su carro. Necesita llegar rápido al hospital pero el límite de velocidad dice que es de 30 millas por hora. Usted es cristiano y no quiere dar un mal testimonio así que va al límite esperando que la persona no se muera. En otro escenario usted se olvida del límite de velocidad y pone prioridad en la vida de la persona y llega al hospital a tiempo y la persona se salva.

La Biblia nos manda a obedecer las leyes terrenales que se han puesto (1 Pedro 2:13). Las leyes se hicieron para mantener un orden pero ¿hay que seguirlas al pie de la letra en todo momento? ¿Que pasaría en el momento que seguir una ley pondría en riesgo nuestra vida o la de otra persona?

La Biblia dice: No seas demasiado justo, ni seas sabio con exceso; ¿por qué habrás de destruirte? Eclesiastés 7:16 Ese es un de los pasajes más llamativos de la Biblia porque nos dice que se puede ser "demasiado justo". La justicia es una virtud y se supone que ser justo sea algo bueno pero ¿se puede ser demasiado justo?.

En un momento Jesús tuvo que reprocharse a los hombres que más presumían de su justicia porque esa presunción estaba causando daño. Hablamos de los fariseos.

Jesús sanó a mucha gente pero hubo milagros que hizo en un día que por ley, la LEY de los judíos no se podía realizar obra alguna. El sábado era el día sagrado de los judíos. Un día Jesús sanó a un hombre hidrópico ese día y los fariseos lo miraron mal por haber hecho un milagro, algo bueno, en un día sagrado. Para ellos Jesús violó la ley. Entonces Jesús les contesta:

Y dirigiéndose a ellos, dijo: ¿Quién de vosotros, si su asno o su buey cae en algún pozo, no lo sacará inmediatamente, aunque sea en día de reposo? Lucas 14:5

Jesús les pone una situación hipotética donde la vida de un animal corría peligro y había que salvarlo. ¿Dejarían ellos morir al animal por no violar la ley? En ese momento Jesús les enseñó que un acto de bondad que conllevaba salvar una vida va por encima de cualquier ley.

Volvamos al texto de Eclesiastés y eso de ser "demasiado justo". En ese texto se habla de destruirse. Supongamos que esa persona que se está desangrando llegue demasiado tarde al hospital por nosotros querer ser justos y obedecer la ley. La persona muere y murió por nosotros ser demasiado justos.

Hay que ser justos y seguir las leyes pero cuando la vida humana está en riesgo la ley pasa a un segundo plano y hay que obedecer el mandamiento de "amar a nuestro prójimo" como a uno mismo. Y ahí quiero resaltar el hecho de que se dice que se tiene que amar al prójimo como a uno mismo.

La ley pasa a un segundo plano cuando la vida de un prójimo está en peligro pero ¿y cuando es la vida propia? También.

Si el ser justo conlleva el poner en peligro la vida propia o la de otro o nos entorpece el realizar un acto humanitario la ley pasa a un segundo plano y se actúa por amor.

Recuerde hermano. No sea demasiado justo, eso le puede hacer daño.

https://www.facebook.com/lamparabiblica/posts/1819995974888871

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada