miércoles, 18 de noviembre de 2015

Reglamento de la Iglesia

El reglamento es un documento para ayudarnos a comprender mejor nuestra vida de iglesia, para poder organizarla de manera que cumplamos con la misión, para dar uniformidad a los procesos dentro de la congregación y para promover y mantener la unidad de la iglesia. Además, sirve para establecer las líneas de autoridad y de responsabilidad que evitan conflictos innecesarios y el mal uso del poder. El reglamento es como un mapa que nos marca el camino y nos ayuda a mantenernos enfocados en la misión de la iglesia.

Este documento contiene detalles de la organización, tales como el tiempo y la frecuencia de las asambleas, la membresía, las autoridades, los ministerios, las juntas y comités que forman la estructura, y otros detalles que pueden necesitar cambios de tiempo en tiempo. Esto significa que el reglamento no es una camisa de fuerza, o que está escrito en tablas de piedra. Es un instrumento para facilitarnos la tarea, no para impedirla o dificultarla. Sin embargo, no puede alterarse o enmendarse para resolver asuntos imprevistos y temporales. De hecho, casi siempre las enmiendas a un reglamento requieren un estudio concienzudo, recomendaciones valiosas y el voto afirmativo de la congregación. Esto significa que tenemos que ser cuidadosos en la confección y aplicación del mismo. No podemos permitir que un grupo utilice este valioso instrumento para impedir la participación de algunas personas, para sacar miembros de la iglesia o para hacerle la vida imposible al pastor o la pastora. El reglamento no puede convertirse en una vara para castigar a los miembros de la iglesia.


El reglamento tiene que ser «diseñado y hecho a medida» para cada congregación. No podemos copiarlo de ninguna otra iglesia, pues los intereses, los recursos y la misión de cada congregación son diferentes.

¿Qué debe incluir un reglamento? 

Insistiendo en la individualización o «congregacionalización» del reglamento, les presentamos una lista de asuntos que debe incluir.


  • Nombre completo de la iglesia.  
  • Propósito del reglamento. 
  • Membresía – quiénes serán miembros, y cómo se recibirán miembros, cómo se darán de baja, cómo se tratará con ellos en casos de disciplina, ausencias, mal testimonio, etc.; esto es, las personas que pertenecerán a la iglesia y los procesos que se usarán para tratar los asuntos de membresía. 
  • Deberes de los miembros y oficiales 
  • Composición (cuántas juntas o comités habrá, cuáles serán y la cantidad de personas que las integrarán) y deberes de los ministerios de la iglesia —juntas, comités—, incluyendo al pastorado. 
  • Composición y deberes de comités temporales o ad hoc (que sirven a un solo propósito y cuando cumplen su misión desaparecen, como el Comité de Nominaciones). 
  • Composición y deberes de los ministerios especializados (si los hay) y su relación con la iglesia; por ejemplo, escuelas, academias, corporaciones de acción social. 
  • Enmiendas – proceso para enmendar el documento. 
  • Separabilidad – provisiones para anular o dejar en suspenso partes del reglamento. 
  • Vigencia – cuándo entra en vigencia. Algunas iglesias incluyen un inciso o artículo estipulando sus creencias básicas, tales como la forma de bautismo. 


Les presentamos unas guías para la confección del reglamento.



  • La organización debe ser lo más sencilla posible, de manera que pueda funcionar eficientemente. 
  • Hacer distinciones claras y específicas entre la toma de decisiones y la implementación de las mismas. 
  • La organización debe habilitar la coordinación de todos los ministerios de la iglesia, de tal manera que todos contribuyan al propósito común: la misión de la iglesia. 
  • Las líneas de responsabilidad de los grupos y subgrupos deben estar claras; por ejemplo, los ujieres responden a los diáconos, quien a su vez responde al cuerpo directivo (Junta de Síndicos, Junta Directiva, etc.), quien responde a la congregación toda. 
  • La cantidad de ministerios y de personas en esos ministerios debe estar en equilibrio con el tama- ño de la congregación. Así se asegurarán los recursos necesarios para que el liderato pueda realizar la tarea. 


Fuente

EL NUEVO EVANGELISTA
http://www.ibpr.org/recursos/Evangelista_2012_marzo.pdf


https://www.facebook.com/lamparabiblica/posts/1798658283689307

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada