domingo, 8 de noviembre de 2015

El DIEZMO EN LA BIBLIA. POR MICHAEL GARCIA.


Nadie puede hablar del diezmo sin tener en cuenta su origen y propósito principal por el cual y para quien fue instituido. La palabra Diezmo proviene del hebreo "maaser" o"maasrah", que se traduce diezmo, o una décima parte. En el griego la palabra que designa esta "décima parte" es "apodekatoo" y tanto en el Hebreo como en el griego, ambos términos significan el "pago o dádiva de una décima parte o porción".

En cuanto a su origen, muchos cometen el error de afirmar que el diezmar tuvo su origen en la ley mosaica del Antiguo Testamento, cuando la verdad es que dicha practica se origina mucho antes, esto, en días de Abraham. De ahí, estamos obligados a aclarar algunos puntos y diferencias entre el Antiguo Pacto y Nuevo Testamento, ya que en resumen, el diezmo no fue prescrito como mandamiento dentro de la doctrina Nuevo Testamentaria, como tampoco lo fueron las fiestas solemnes judías, la circuncisión, ni los ritos de sacrificios de la ley (Hebreos. 7:22; 8). Prescribir, significa ordenar, determinar. Vemos que el propósito del diezmo, a igual que los otros ritos y ordenanzas mencionados en la Biblia tenían que ver con la nación israelita en su medio religioso (levítico) y social del Antiguo Pacto.  

Lo cierto es, que la palabra diezmo aparece ocho veces en el Nuevo Testamento, pero siempre en un contexto ilustrativo e histórico, como también se mencionan los sacrificios de animales, pero de igual manera en un contexto histórico (Mt 23:23; Lc 11:42; Lc 18:12; Heb 7; 8), nunca como una ordenanza específica para la iglesia. Cristo y sus apóstoles jamás prescribieron los diezmos como una observancia o mandamiento para la iglesia, como lo es la ordenanza de la llamada Santa Cena que si sabemos con certeza fue un mandato directo a observar del mismo Señor (Lucas.22:19) No hay base bíblica textual alguna que diga que la primera iglesia practicará el diezmo menos aun que lo exigiera como mandamiento, decir lo contrario, es faltar a la verdad. No obstante, hay principios implícitos tras la sabia practica veterotestamentaria de diezmar que deben ser estudiados y considerados, pues muestran parte del carácter de Dios, y la importancia de dar voluntariamente expresando gozo y gratitud por las bendiciones recibidas.    

I. Origen del Diezmo.

El primer diezmo registrado en la Biblia fue por el patriarca Abram (antes de llamarse Abraham) al misterioso sacerdote Melquisedec en acción de gratitud (Génesis.14:17-20), también vemos a Jacob haciendo lo propio en (Génesis.28:22), todo esto ocurre más de cuatro siglos antes de que se instituyera el diezmo para los sacerdotes levitas; siendo este último el diezmo por mandamiento que ordenó Elohim (o Yahvé) a Moisés para los hijos de Israel en el monte Sinaí, para la dedicación y consagración a Elohim (Levítico 27:30-34). A los levitas (hijos o descendientes directos de Leví), le fueron dados, por ley, todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio o servicio del tabernáculo de reunión; mas no podían poseer otra heredad entre los hijos de Israel: "Y Jehová dijo a Aarón: De la tierra de ellos no tendrás heredad, ni entre ellos tendrás parte. Yo soy tu parte y tu heredad en medio de los hijos de Israel. Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión" (Números. 18:20-21).    

Detalles a resaltar:

a) El diezmo ya se practicaba antes de la ley mosaica (Gén.14:17-20).
b) El diezmo es herencia de los levitas para su manutención dada por Dios (Núm.18:20).
c) El diezmo era exclusivo de los levitas y los más necesitados (Deut. 14:28-29; 26;2).

Vemos aquí con claridad que el diezmo se originó mucho antes de la Ley, y que el mismo luego se constituyó como mandamiento dado por Dios bajo la Ley de Moisés en el Antiguo Testamento, esto, para cubrir las necesidades de los sacerdotes, que tenían que ofrecer diariamente sacrificios por sus pecados y por los del pueblo; y además, con el diezmo se amparaba a los necesitados de entre ellos (Hebreos 7; Levítico 27; Número 18; Crónicas 31; Nehemías 10, 12, 13).

II. VARIOS TIPOS DE DIEZMOS

Por lo general, la gente hoy tiende a citar la palabra diezmo en "singular", como si en la Biblia se tratase solamente de un tipo de diezmo. Pero en el Antiguo testamento, no se habla de un solo tipo de diezmo, sino de cuatro. Si, nos habla de cuatro tipo de diezmos, en "plural". Este es un error entre otros, muy común que se oye hoy día en muchas iglesias y en boca de cientos de creyentes que intentan presentar el diezmo como un mandamiento obligatorio a observar, peor aun, como un requisito para la Salvación. Estos ignoran que para sujetarse a un precepto de la ley mosaica era necesario guardarlo exactamente como fue instituido, de lo contrario, serían culpables de las demás leyes, como nos dice Santiago 2:10. Aquí la evidencia bíblica en cuanto a los diezmos deja al descubierto la ignorancia y la desinformación que existe hoy día acerca del tema. Habrá que preguntarse ¿Quiénes imponen el diezmar hoy, guardarán estos preceptos tal y como fueron dados? Definitivamente No. Bajo la ley, tenemos cuatro tipos de diezmos.  

Primero, el  diezmo anual (levítico), Números 18, para herencia y manutención levítica: "Y Jehová dijo a Aarón: De la tierra de ellos no tendrás heredad, ni entre ellos tendrás parte. Yo soy tu parte y tu heredad en medio de los hijos de Israel. Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio".Este diezmo tenía como propósito reemplazar los derechos de la herencia de la tierra en Israel y proporcionaba el sustento básico para los sacerdotes levitas y aarónicos de la tribu de Leví, a fin de que ellos pudieran dedicarse por completo a la obra del ministerio como se describe en Números 18. Su labor debía efectuarse y al cumplir 50 años tenían que retirarse (Num.8:24-25).

Segundo, el diezmo anual (festivo) de Deuteronomio 12:1-19 y 14:22-26, como fiesta de regocijo y gratitud del pueblo por las bendiciones recibidas de Dios: "Y allí (el lugar que más tarde sería Jerusalén) llevaréis vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, vuestros votos, vuestras ofrendas voluntarias, y las primicias de vuestras vacas y de vuestras ovejas. Y comeréis allí delante de Jehová vuestro Dios, y os alegraréis, vosotros y vuestras familias, en toda obra de vuestras manos en la cual Jehová tu Dios te hubiese bendecido" (Deut. 12:6-12; 14:23). A diferencia del primer diezmo que era llevado a las ciudades levitas (Nehemias. 10:37), éste segundo era llevado por el pueblo a Jerusalén para las festividades que acompañaban las numerosas reuniones, donde las familias de los levitas y sacerdotes comían con alegría porciones de dicho diezmo. (Note, que en el texto que acaba de leer, la palabra "diezmo" aparece en conjunto con otros ritos que ya fueron abolidos por el Nuevo Pacto, como "los holocaustos", "votos", "los sacrificios" ect., pues todo esto pertenecia a la liturgia ritual levitica del viejo pacto).  

Tercero, el diezmo de los levitas. Números. 18:26: "Así hablarás a los levitas, y les dirás: Cuando toméis de los hijos de Israel los diezmos que os he dado de ellos por vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos en ofrenda mecida a Jehová el diezmo de los diezmos". Los levitas tenían que entregarle los diezmos de los diezmos que recibían al sacerdote Aarón, no estaban exonerados de hacerlo. Ellos  también debían ofrendar a Jehová el diezmo de los diezmos recibidos. (Núm 18: 21-32).

Cuarto diezmo. El diezmo del tercer año para los pobres. A diferencia del primer diezmo, el diezmo del tercer año (en el año del diezmo) era específicamente para todos los necesitados, incluyendo también al extranjero que no era israelita: "Deuteronomio 14:28-29; 26:12-13. Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades. Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren". "...y comerán en tus aldeas, y se saciarán. Y dirás delante de Jehová tu Dios: He sacado lo consagrado de mi casa, y también lo he dado al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda, conforme a todo lo que me has mandado; no he transgredido tus mandamientos, ni me he olvidado de ellos (26:12-13). Este diezmo incluía a los levitas, las viudas, los huérfanos, o sea, los sin padre, y los extranjeros gentiles. Además, a diferencia del segundo diezmo, que iba para Jerusalén, el tercer diezmo debía permanecer en las aldeas, "dentro de tus ciudades", en casa. Pasar por alto dicho diezmo, según el verso 13 de Deuteronomio. 26, se consideró una grave transgresión al mandato de Dios para Israel. Por deducción, tenemos aquí que los pobres y los desprovistos de bienes, estaban exentos de diezmar, antes recibían los diezmos para su sustento.  

III. CONTENIDO Y SUSTANCIA DE LOS DIEZMOS

¿En qué consistían los diezmos en el Antiguo Testamento? Estos diezmos consistían en productos de la tierra, es decir, la semilla de la tierra, el fruto de la tierra y ganado. Era el producto de la tierra, nunca dinero.    

1) Producto de la tierra: “Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es; es cosa dedicada a Jehová” (Levítico 27:30).Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para poner allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados...” (Deuteronomio 14. 22-23.)

2) Producto del ganado: “Y todo diezmo de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, el diezmo será consagrado a Jehová” (Levítico 27. 32)

3) Productos determinados por Dios: "Y si el camino fuere tan largo que no puedas llevarlo, por estar lejos de ti el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para poner en él su nombre, cuando Jehová tu Dios te bendijere, entonces lo venderás y guardarás el dinero en tu mano, y vendrás al lugar que Jehová tu Dios escogiere; y darás el dinero por todo lo que deseas, por vacas, por ovejas, por vino, por sidra, o por cualquier cosa que tú deseares; y comerás allí delante de Jehová tu Dios, y te alegrarás tú y tu familia. (Deuteronomio 14:22-26). Aquí el texto declara que una persona que vivía en un lugar alejado debía entonces vender el producto, y con el dinero de la venta viajar al lugar que Dios había escogido (Jerusalén) y volver a comprar de nuevo productos agrícolas y de animales para presentarlos entonces como diezmos, (Levítico 27:30,32, Nehemías 10:37). El dinero jamas fue aceptado ni exigido como diezmo.

El principio del mandamiento es claro, no se menciona de diezmar oro, plata, cobre, etc, ¿Existía el dinero en aquella época? Ciertamente (Deuteronomio. 14:25). De hecho, la palabra "dinero" en la Biblia se refiere al oro y la plata, las dos formas de dinero más comunes que se utilizaban durante los tiempos bíblicos y se menciona específicamente oro más de 400 veces y plata más 320 veces, dependiendo la versión bíblica. Se hace referencia al oro más a menudo en la Biblia que cualquier otro metal. La plata aparece por primera vez en Génesis 13:2, diciendo a Abraham de "las riquezas de ganado, plata y oro". Note algo sumamente importante, y es que en ningún lugar de las Escrituras se encuentra que Dios demande el diezmo de dinero. El mandamiento es claro, no habla de ofrendar oro, plata, cobre, ect., como en el caso de la construcción del tabernáculo (Éxodo 25. 1-9), sino que deja bien claro que la ley del diezmo es una medida justa en cantidad y calidad de productos específicos obtenidos de la tierra y ganado.  

Al pueblo de Israel no le era permitido cambiar este acuerdo, la ley establecía productos de la tierra, no dinero, como escogiendo y eligiendo ellos lo qué le gustara:“Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año. Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para poner allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados...” (Deuteronomio 14. 22-23). Aqui el adjetivo en la palabra "indefectiblemente", denota algo que no se puede evitar, cambiar, pasar por alto.

Si mencionamos el caso del publicano en la parábola de Lucas 18. 12, donde un fariseo, practicante de la ley y quien, exagerando lo que él creía una virtud que lo justificaba, dijo:“doy diezmo de todo lo que gano”. En principio lo importante es lo que el Señor ordenó y no lo que ellos querían hacer. Dios mandó que se debía diezmar determinadas cosas bajo la ley Mosaica, no lo que el hombre quisiera dar. Pero hoy los que sostienen que la iglesia debe diezmar "dinero" como mandamiento, no enseñan que es lo que específicamente se diezmaba según la ley. Y solo se limitan a decir que se debe diezmar el diez por ciento de los ingresos "dinero", por ejemplo de cada diez "pesos" billete, un "peso" billete o en su defecto, el diez por ciento de los bienes materiales, sin aclarar lo que específicamente exigía la Ley al respecto. Esto es una grave falta, al saber que los apóstoles del Señor jamás exigieron ni presentaron semejante formula de ingreso a la primera iglesia.

¿Por qué la ley de los diezmos no exigía dinero, oro, plata etc., y solo consistía en una medida de productos específicos obtenidos de la tierra y ganado? Buena pregunta. Se imagina a los sacerdotes y levitas recibiendo del pueblo grandes cantidades de dinero en oro y en plata como diezmo ¿Qué cree usted que ocurriría? Sin duda, eso daría lugar y abriría una puerta a la corrupción, codicia y todo tipo de engaño de una vida ostentosa, todo por la ambición al dinero. Sencillamente, el principio de los diezmos no era el enriquecer a los levitas y sacerdotes, sino sustentarlos con lo necesario para la manutención de ellos y sus familias.    

IV. JESÚS Y LOS DIEZMOS.    

Cualquiera que sea honesto sabrá que no existe una sola cita del Nuevo Testamento en la que Jesús o alguno de los apóstoles digan a la iglesia que hay que pagar los diezmos veterotestamentarios, y menos aun en dinero "efectivo", ni siquiera el de los alimentos y animales.    

En los Evangelios, algunos citan a menudo las palabras de Jesús a los fariseos, como si esto diría a los cristianos que sigan diezmando. Pero en esos versículos no dice tal cosa. Veamos el texto: "Jesús dijo: "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello." (Mateo. 23:23). El contexto de la Palabras del Maestros tienen tres puntos importantes a señalar:  

1) El diezmar en relación a los judíos. En primer lugar, note a quiénes habló Jesús. El habló a Judíos (escribas y fariseos) sujetos a la ley que estaban todavía bajo el Antiguo pacto. Sin embargo, los exponentes del diezmo obligatorio hoy se aferran a la frase: "Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello", pero pasan por alto a quien iba dirigida esas palabras y el verbo usado por Jesús cuando dijo: "Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello". Los escribas y fariseos en su afán por la observancia del diezmo en muchas ocasiones condenaban al pueblo bajo sus propias tradiciones, y habían dejado lo más importante de la ley, que era la justicia, la misericordia y la fe. Jesús les advierte que era necesario diezmar "menta", "eneldo" y "comino", pero sin dejar a un lado lo mas importante. Ese es el contexto justo del pasaje. Pero en relación al Nuevo Pacto, si bien la justicia, la misericordia, y la fe son principios morales de la ley vigentes hoy, no lo son las leyes rituales como lo fueron la circuncisión, los sacrificios y los diezmos de la tierra y los animales. Por eso Jesús jamás se dirigió respecto a la práctica de diezmar a sus discípulos (cristianos). Esto es un hecho irrefutable.        

2) Malas intenciones de los religiosos. Siempre el contexto de la palabra diezmar en los evangelios van dirigidas a los judíos fariseos y escribas que lo daban pero no con la intención correcta. Jesús no condenó el diezmar del Antiguo pacto, sino la motivación y las malas acciones tras ellos (Mt 23,23; Lc 11,42). Un ejemplo de ello aparece en Marcos 7:10-13, cuando Jesús dice a los tales: "Porque Moisés dijo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. Pero vosotros decís: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corbán (que quiere decir, mi ofrenda a Dios) todo aquello con que pudiera ayudarte, y no le dejáis hacer más por su padre o por su madre, invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas". El legalismo de los fariseos y escribas había llegado a tal extremo de la codicia, que enseñaban al pueblo que un hijo no tenía la obligación de ayudar a sus padres si les dice: “No puedo ayudarlos, porque todo lo que tengo se lo he ofrecido a Dios en ofrenda". Es decir, para ellos el recibir ofrendas en el templo era primero y se anteponía a la verdadera necesidad de los pobres. Ellos preferían llenar el alfolí de ofrendas que ver a un hijo ayudar a sus padres necesitados, cuando el principio de la ofrenda y los diezmos de la ley era precisamente suplir a los pobres.

3) El mero diezmar no justifica al hombre. En tercer lugar, la palabra diezmar en los evangelio aparece en Lucas. 18:11-12, otra vez en relación a los fariseos. Ellos creían que con sus meras obras merecían la justificación. Se complacían en sí mismos con lo que hacían pero con un cierto aire de desprecio hacia los no tan favorecidos como ellos. La oración del fariseo evidencia tal actitud de autosuficiencia, soberbia y desprecio por el prójimo: "El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano" (Lucas.18:11-12). Vea, el fariseo se consideraba hombre justo que no necesitaba de purificación por los méritos derivados de sus propias obras de ayuno y diezmos, y no por la Gracia de Dios. Según relata el Señor, el fariseo no salió justificado. ¿Por qué? Por algo muy grave. Su autosuficiencia ante Dios. El creía que le bastaban sus obras para obtener la salvación, que Dios era un deudor de ellas, y que la justificación le era debida por ellas.    

El publicano, por el contrario, salió justificado. Aunque era un pecador, éste no había puesto su confianza en las obras, como hacía el fariseo, sino que se rindió en las manos de Dios y clamaba por misericordia, reconociéndose pecador: "Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador (Lucas.18:13). Esta actitud en la oración del publicano, procede conforme a la doctrina de Cristo de la justificación por la fe, independientemente de las obras de la Ley. Sólo Dios puede salvarnos. Implica que nuestra colaboración es la fe, mera condición, ante la cual Dios, y solamente él, justifica.

¿Es usted de los que acostumbra a condenar y despreciar a quienes no diezman? !Tenga cuidado! ¿Entonces, qué pues diremos? ¿Serán condenados todos aquellos que no tienen capacidad de diezmar como los cristianos pobres, los presos, los enfermos en hospitales ect.,? ¿No sabia usted que bajo la ley Mosaica los necesitados estaban excluidos de diezmar, antes ellos recibían los diezmos? Entonces, ¿Cómo podrán ser condenados los tales? ¿Seremos justificados por las obras de la ley, o por la fe en Jesucristo? Ciertamente por la fe, por esa razón nadie puede imponer el diezmo o cualquier ritual de la ley Mosaica como requisito para la salvación, pues eso implicaría condenar a los cristianos fieles pero pobres que sabemos viven en diferentes partes del mundo. Esto el mismo Señor lo dejo bien claro.

 V. LA IGLESIA Y LOS DIEZMOS.    

Por desgracia muchos no han leído la historia de la primera iglesia apostólica a la hora de enseñar acerca de este tema. La Iglesia primitiva nunca tuvo un sistema de diezmos o que fuese reconocido por los apóstoles, menos el exigir el 10% obligatorio del salario en "dinero"; sino que los otros medios para sufragar gastos eclesiásticos parecieron bastar como por ejemplo las ofrendas voluntarias (1 Corintios.16:2).    

Si la primera iglesia hubiese querido cobrar los diezmos, entonces debía antes llevar a cabo una convocatoria (asamblea) para enmendar la ley veterotestamentaria de los diezmos, de modo que ésta estuviera en armonía con las necesidades de la época; pero no lo hicieron. Ellos tenían claro que la ley de los diezmos, en principio, no podía cambiarse ni alterarse de "alimentos y animales" a "dinero", y que además dicha ley era propia de un sistema levítico ya abolido juntamente con su sacerdocio y sacrificios. El Nuevo Testamento en ningún lugar señala un cierto porcentaje de ingreso que se deba apartar, solamente dice que ponga aparte algo “según haya prosperado” (1 Corintios 16:2).

Aquí algunas deducciones que demuestran que la iglesia no practico el diezmar ni lo exigió como mandamiento:  

1) Marcos 10:17-22. Si el mandamiento de la iglesia hubiese sido diezmar ¿Por qué Jesús le dijo a un hombre, que guardaba la ley, que debía vender todo lo que tenía y darlo a los pobres? Si el mandamiento fuese el diezmo, no tendría que venderlo todo y darlo a los pobres, sino la décima parte, y así cumplía perfectamente con la Ley y seguir a Jesús libremente.  

2) Hechos 5:1- 6. Si el mandamiento de la iglesia hubiese sido diezmar ¿Por qué Ananías sustrajo del precio de la heredad una parte? Si el Maestro hubiera enseñado que el Diezmo había que seguir cumpliéndose, Ananías entonces hubiese tenido una buena excusa ante Pedro, él solo tendría que haber dado una parte (el Diezmo), y el resto podía habérselo quedado (que es lo que la Ley mandaba). ¿Por qué Pedro le dijo a Ananías que podía haberse quedado con la heredad, y vendida con el dinero? Si el mandamiento fuese el diezmar, Pedro no podría haberle dicho tal cosa, pues su obligación entonces hubiera sido el Diezmo, pudiendo haberse quedado con el resto.  

3) Hechos 15. Si el diezmar hubiese sido un mandamiento para la iglesia el concilio de Jerusalén en el año 50 lo hubiese demandado a los gentiles; pero no lo hicieron. Según el relato de Hechos.15, cuando llegaron los judíos creyentes en Jesucristo a la comunidad de Antioquía, se escandalizaron al ver que los miembros conversos gentiles no habían sido circuncidados ni cumplían otros preceptos de las leyes judías, diciéndoles: "Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos" (Hch.15:1).    

Fue por estas declaraciones que el apóstol Pablo junto con Bernabé discutieron fuertemente con los Judaizantes (v.2-3), por lo cual se celebró el concilio en Jerusalén en el año 50, con el principal objetivo de determinar si el gentil piadoso creyente en Jesús debía convertirse formalmente al judaísmo (lo que implicaba ser circuncidado y seguir todos los preceptos rituales del Antiguo testamento (o sea, la Torá judía). El concilio de forma unánime determinó lo siguiente: Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios, sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre...  Por cuanto hemos oído que algunos que han salido de nosotros, a los cuales no dimos orden, os han inquietado con palabras, perturbando vuestras almas, mandando circuncidaros y guardar la ley...  Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien". Si bien vemos en está final resolución en cuanto a los ritos de la ley Mosaica en relación a los "gentiles" conversos a Jesús, que nunca se les ordenó el diezmar como tampoco la circuncisión entre otras cosa rituales de la ley como requisito de salvación.  

4) 1 Corintios.16:2-4. Si el diezmo hubiese sido mandamiento o practica para iglesia ¿Por qué Pablo no lo menciona en su petición para sufragar las serías necesidades de los hermanos pobres en Jerusalén, y solo pide ofrenda? "En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia.Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas. Y cuando haya llegado, a quienes hubiereis designado por carta, a éstos enviaré para que lleven vuestro donativo a Jerusalén. Y si fuere propio que yo también vaya, irán conmigo". Si el diezmo fuese mandamiento, Pablo estuviera en total derecho de exigir el diezmo ante tal necesidad; pero no lo hizo, pues no se practicaba, sino solo la ofrenda voluntaria del pueblo. Los cristianos de la primera iglesia no   eran obligados a diezmar, ya que no era norma. Ellos debían dar de acuerdo a su capacidad "según haya prosperado".

VI. IMPOSICIÓN DEL DIEZMAR HOY.

Toda la evidencia señala que la iglesia de Cristo Nuevo Testamentaria no introdujo la enseñanza sobre el diezmar, menos aún como ordenanza a observar. Algunos toman el diezmar del Antiguo Testamento como un método de imposición de tributos para suplir las necesidades de los sacerdotes y los Levitas del sistema Mosaico-levítico. Pero el Nuevo Testamento en ninguna parte ordena, ni recomienda que los cristianos se sometan a un sistema de leyes de diezmar. Pablo declara que los creyentes deberían apartar una porción de sus ingresos a fin de dar soporte a la iglesia, que es distinto (1 Corintios 16:1-2).

Algunas excusas para intentar mantener la practica de diezmar hoy:  

1) Una excusa común es que ya los patriarcas diezmaban con gratitud, aún antes de que existiera propiamente la nación de Israel. Por consiguiente, la iglesia también debe diezmar. Si esto fuere así, entonces habría que decir lo mismo de la circuncisión que también se practicaba  antes de la ley, entonces la iglesia estaría obligada al mismo rito. Definitivamente No.  

2) Mandamiento a Israel. Muchos pastores y ministros desde los púlpitos condenan y acusan de malditos a los creyentes que no diezman, citando Malaquías 3:8-10: "¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis : ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolíy haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde". Los tales citan el texto, pero nunca lo explican, peor, nunca presentan su verdadero contexto.   

a) En el texto vemos como Dios reprocha y señala exclusivamente al pueblo de Israel cuando dice: "porque vosotros, la nación toda, me habéis robado"; esta respuesta de Dios es hacia Israel, debido a la desobediencia del pueblo a ofrendar y diezmar, lo cual implicaría que los levitas y sacerdotes no tendría para su manutención, por ende, la casa de Dios y todo el sistema de culto se afectaría gravemente, y lo cual finalmente se constituyó en un rechazo a Dios "Malditos sois con maldición". El contexto es Israel y el sistema levítico. Hay que aclarar que los pobres, huérfanos, viudas y extranjeros estaban excluidos de diezmar bajo la ley Mosaica, antes ellos recibían los diezmos para su sustento. Esto lo que demuestra es el error doctrinal de quienes hoy condenan y maldicen a los que no diezman sin conocer el estado o condición de las personas.         

b) El texto dice "traed todos los diezmos al alfolí", el alfolí era un granero, un depósito, un almacén bodega donde los sacerdotes guardaban las ofrendas, diezmos y animales. El texto no dice "traed los diezmos al arca de las ofrendas de la iglesia", sino que dice "al alfolí". Luego el texto dice "haya alimento en mi casa”, no dice "haya dinero en mi casa". Todo el contexto de este pasaje apunta claramente al sistema levítico de Israel.

c) En el texto vemos la bendición divina que se recibía si se cumplía la obligación del ser humano, en este caso Israel: “...y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.” Aquí en texto vemos como se presenta primero la bendición, en respuesta a la obligación humana. Bajo la Gracia la bendición divina es obra solo de Dios: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” (Efesios.2:8-9). En el Nuevo pacto de la Gracia, también aparece la Bendición divina en primera instancia, pero no en relación al diezmo levítico, sino en relación a la ofrenda voluntaria, “según haya prosperado”, esto se refiere a todas las provisiones materiales recibidas, la capacidad material y adquisitiva de cada persona. Luego vemos la obligación humana: “Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo” (no dice diezmo); y agrega“como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.” (2 Corintios.9:7)

3) Confunden el Antiguo pacto con el Nuevo pacto. Muchos tienen el diezmo como un mandamiento para la Iglesia de la misma manera que lo fue para Israel, argumentando que se lo debe tomar como “principio” de lo que es "ofrenda", predicando y enseñando   que el diezmo debe ser dinero y/o bienes materiales, pasando por alto lo que establece claramente la Ley: "el fruto de la tierra o animales, todo lo que pase bajo la vara". ¿Cuál es la diferencia que existe entre estar "bajo la Ley" y estar "bajo la Gracia"? Sencillo, la ley  Mosaica decía: “si bien hiciereis, te bendeciré", "haz y vivirás" y la Gracia establece: "te he bendecido en Cristo" (según haya prosperado 1 Corintios. 16:2). El lenguaje de la Gracia respecto al sustento y necesidades de los santos, es siempre el mismo usando las palabras "ofrenda", "siembra" y "cosecha", nunca usa la palabra (diezmar): "Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; como está escrito: Repartió, dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre" (2 Corintios. 9:6-9).  

4) Otra excusa para imponer el diezmar como mandamiento obligatorio es cuando citan fuera de contexto, Hebreos 7, que dice: "Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo;cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz; sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre... Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es decir, de sus hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham.... Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive... Y por decirlo así, en Abraham pagó el diezmo también Leví, que recibe los diezmos; porque aún estaba en los lomos de su padre cuando Melquisedec le salió al encuentro. Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón? Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley; porque manifiesto es que nuestro Señor vino de la tribu de Judá, de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio. Y esto es aun más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto, no constituido conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida indestructible. Pues se da testimonio de él: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec.  Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia (Hebreos.7:1-18).

Aquí de forma clara el libro de Hebreos hace una comparación del Viejo Pacto con el Nuevo, demostrando que la iglesia tiene una relación totalmente diferente y mejor con Dios que la que tuvieron los hombres bajo la Ley de Moisés. La mención del diezmo en Hebreos capítulo 7 solo fue incluida para probar que el sacerdocio de Melquisedec era superior al sacerdocio Levítico. Para probar ese punto doctrinal, el escritor de Hebreos también probó que Jesús es superior a los sacerdotes del Viejo Pacto citando el Salmo 110:4, el cual había profetizado que él sería un sacerdote para siempre, “según el orden de Melquisedec”. Ese fue el punto central del argumento: "probar que Jesús es superior a los sacerdotes del Viejo pacto". El diezmo es parte de la comparación y argumento historico porque la tribu de Leví estaba simbólicamente en los lomos de Abraham cuando éste se encontró con Melquisedec y le dio los diezmos. De ahí se establece que Leví pagó el diezmo a Melquisedec y como resultado recibió una bendición de éste. Pagar el diezmo a Melquisedec y recibir una bendición del mismo son prueba de que Melquisedec fue superior a Leví y a todos los sacerdotes del Viejo Pacto, que vinieron de la tribu de Leví. (Heb 7:1–17). Aquí nunca se menciona el diezmo como mandato para la iglesia pues ese nunca es el contexto. Por otro lado, señala respecto al Antiguo Pacto "Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia" (v.18).  

El texto que hoy está siendo mal interpretado es el siguiente:  "Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive. (Hebreos 7:8). Este versículo de ninguna manera está diciendo que la práctica del diezmo era seguida por la iglesia del Nuevo Testamento durante el tiempo en que se escribió el libro de los Hebreos. La frase “aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales” no se refiere ni habla de ministros cristianos en la iglesia. Está hablando y se refiere acerca a los sacerdotes en el templo de Jerusalén.  

Dicho versículo está incorrectamente interpretado por algunos para decir: "Y aquí (en el Nuevo Pacto) ciertamente reciben los diezmos (de cristianos nacidos de nuevo) hombres mortales (los pastores y ministros); pero allí,(arriba en los cielos) uno (Jesús) de quien se da testimonio de que vive". Esta interpretación es totalmente errónea y pasa por alto el contexto historico y el argumento que el escritor de Hebreos, está haciendo en ese pasaje.

El contexto de este versículo realmente dice: Y aquí (en Israel durante el tiempo en que se escribió la epístola a los Hebreos) ciertamente reciben los diezmos (de aquellos que siguen la Ley de Moisés) hombres (que son sacerdotes bajo el Viejo Pacto) mortales (y que serán reemplazados por otros hombres mortales); pero allí (miles de años antes, durante el tiempo de Abraham en Génesis 14), uno (Melquisedec) de quien se da testimonio de que vive.    

5) Ignoran las Escrituras a sabiendas. Según Hebreos 7:19, claramente dice que las Leyes rituales veterotestamentarias incluyendo la de los diezmos no eran perfecta, y tampoco se exigió dinero como diezmo. Veamos las incongruencia de quienes imponen y cambian este rito a "dinero" hoy y condenan a quienes no pueden por su condición. Imagine el siguiente escenario: "Un individuo que gana 6.000$ al mes y entrega la décima parte a la iglesia, ya sabemos que aún le restan de su salario 5.400 dolares para su sustento al mes. Pero en cambio, si otra persona gana 800 dolares al mes, y apenas tienen lo suficiente como para llegar al final de mes  y para colmo está obligado a dar la décima parte, tan solo le restaría 720 dolares". La pregunta aquí es ¿Es justo y balanceado tal concepto? Mientras uno aún tiene después de haber diezmado para vivir de forma cómoda, el otro no, sino que la tiene difícil, y después de diezmar, peor aun como para sufragar sus gastos más basicos. La pregunta para estos pastores ¿Si el diezmar es ley para la iglesia, y requisito para salvación como ellos dicen? ¿Qué será del pobre y de la viuda y de los presos,  y quienes pierden su trabajo o no pueden trabajar por enfermedad? ¿Entonces están condenados y malditos? !Absurdo por demás tal pretensión! Cuando el antiguo Pacto los eximia de diezmar, y ellos por su pobreza eran quienes recibían los diezmos "en alimentos". El diezmo no se mandó en el Antiguo Pacto para dar dinero (oro o plata).

Según Hebreos 7:22, nuestro Señor Jesucristo trajo lo perfecto. Por eso nunca él ni sus apóstoles mandaron ni exigieron diezmar a la iglesia como requisito de salvación. La orden apostólica es las ofrendas han "de ser de corazón" para cubrir las necesidades de los santos "poniendo aparte cada uno algo", "según haya prosperado" (1 Corintios.16; 2 Corintios. 9). Este mandato apostólico fue dado para que haya igualdad y derechos de justicia, como bien dijo el apóstol Pablo respecto a la ofrenda: "Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene. Porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez,sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad. Como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos (2 Corintios.8:12-15). Esa fue la razón por la cual los apóstoles mandaron a la iglesia a ofrendar, no a diezmar dinero.

VII. EL PRINCIPIO DE DAR DEL NUEVO PACTO.

¿Cuál es la formula o sistema Nuevo Testamentario ecónomico? ¿Cómo se sustenta la iglesia y sus ministerios? Sencillo. El apóstol Pablo, apóstol a los gentiles, declaro respecto al deber de los creyentes de dar ofrendas a la obra del evangelio, diciendo:  

1) "Dios ama al dador alegre" (2 Cor.9:7) Aqui el apóstol insta a los creyentes que deben dar con alegría, no por obligación a una ley en particular.  

2) "Según Haya Prosperado" (1 Cor. 16:2). Aquí está el mandato de Dios para la iglesia del Nuevo Testamento que cada cristiano haga su ofrenda según haya prosperado: "En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas". Nunca se establece un por ciento. Esto no quiere decir que los creyentes den de aquello lo que le haya sobrado, no. Significa lo que hayamos recibido de sueldo o como ganancia de nuestro negocio o entrada de dinero o bien material. Debemos dar según Dios nos haya prosperado, y no según lo que nos haya quedado después de todos los gastos. El modelo del apóstol es que dicha ofrenda debe darse el primer día de cada semana.

3) Dar Como Propuso. Para que la ofrenda sea aceptable a Dios dice: "Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba; cada uno dé como propuso en su corazón no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre" (2 Cor. 9:1-7); es decir, decidir en su corazón qué canti­dad o qué porcentaje de lo que reciba dará al Señor. El problema ocurre por la falta de ofrendar de muchos hermanos que se vuelven avaros y no se proponen dar a la obra; eso si es pecado. Van al culto sin el mas mínimo deseo de dar o aportar a la iglesia. La palabra "proponer" significa "tener intención de hacer alguna cosa". Si algún hermano llega al culto sin "tener intención" de antemano de ofrendar correctamente, desde luego no lo hará. Desde el día en que se recibe el sueldo (o la ganancia de cosecha, de la empresa del negocio que sea uno debe proponer ofrendar con mucha gratitud al Señor.

4) Promesa de bendición: "Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra...  Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come,proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios" (2 Corintios.9:8-10). Aquí Pablo declara la maravillosa promesa de bendición abundante para quienes con alegría aporten y den a la obra del evangelio.  

5) Sustento ministerial. Según el apóstol Pablo, los principios del dar ofrendas del nuevo Testamento suple a la necesidades de la iglesia y sus ministerios: "Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material? Si otros participan de este derecho sobre vosotros, ¿cuánto más nosotros? Pero no hemos usado de este derecho, sino que lo soportamos todo, por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo. ¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan? Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio. Pero yo de nada de esto me he aprovechado, ni tampoco he escrito esto para que se haga así conmigo; porque prefiero morir, antes que nadie desvanezca esta mi gloria. Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio! 1Co 9:17  Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada. ¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio" (1 Co 9:15-18).

NOTA: Si alguien quiere dar por gusto y decisión propia o tradición el 10% de sus ingresos a la iglesia, cada cual es libre de aportar lo quiera de su dinero sea el 5% o el 10% o 15% ect., Eso no puede condenarse. Pero lo que no se debe hacer ni permitir es que el diezmar "dinero" lo enseñen como mandamiento obligatorio, o lo que es peor, como requisito de salvación. Si bien hay pastores honestos y serios en el uso de los bienes, no es menos cierto que tenemos hoy un serio problema de pastores corruptos que abusan y dan mal uso del dinero para su propio lucro personal. Muchos pastores se escandalizan y hasta condenan al infierno a las personas pobres o que no tienen ingresos, y dicen: "el diezmo es bíblico, porque se menciona muchas veces en la Biblia". Eso es cierto, pero lo que no dicen es que siempre se menciona para la nación de Israel y su sistema levítico, nunca para la iglesia. El Nuevo Testamento en ninguna parte ordena, ni recomienda que los cristianos se sometan a un sistema legalista de diezmar. El apostol Pablo, por palabra de Dios, declara que los creyentes deberían apartar una porción de sus ingresos (según haya prosperado) a fin de dar soporte a la iglesia (1 Corintios 16:1-2).      

Paz y salud en Cristo Jesús.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada